Actualidad Historias de Vida

Censo automotor, horas de cola y hambre para poder seguir rodando en Venezuela

Laline Luna  / Fotos  Alfredo Coronas.

“Mi carro, que utilizo como taxi para ganarme la vida, está parado desde hace más de un mes por falta de repuestos y no tengo como repararlo”, dijo José Cordero, de 69 años de edad, mientas hacia la fila en la Plaza Bolívar de Caracas, para censar su vehículo con la esperanza de que el Gobierno le subsidie los repuestos que necesita para poner operativo su automóvil.

El señor Cordero, sin probar bocado desde el día anterior, y bajo un sol inclemente, estaba en la fila desde las 6:00 de la mañana y cuando eran las 12:20 del mediodía afirmó que no había avanzado ni doscientos metros.

“Aquí ha predominado la desorganización y la desinformación. Estoy haciendo esto por la necesidad”, aseguró el sexagenario, quien además admitió desconocer los verdaderos beneficios que podría tener por censar su vehículo.

La Plaza Bolívar, ubicada en el centro de la capital del país, estaba con los accesos cerrados desde el día anterior al inicio de la jornada que se extendió hasta el domingo 6 de agosto.

Al lado de la Catedral de Caracas se formaron dos largas filas de personas, una para censarse y otra para sacarse el carnet de la patria, requisito obligatorio para poder registrar el vehículo. Luego de obtener el carnet, debía hacer la otra cola registrarse en el censo.

Esta jornada se desarrollaba mientras transportistas de rutas urbanas protestaban frente al Ministerio de Transporte para expresar su rechazo al censo automotor convocado por el Gobierno.

Por necesidad

La desinformación fue la protagonista en el primer día del operativo. Se había informado que toda persona registrada en el portal Patria debía  dirigirse a la plaza a consignar la documentación para validar el registro, pero una vez en el sitio, los registrado previamente vía online, sólo tuvieron que escanear el carnet de la patria para validar el censo.

Luisa Jiménez mientras esperaba su turno para proporcionar los datos de su carro, aseguró que le tocó acudir al sitio porque no cuenta con los recursos para comprar la gasolina a precio internacional. 

“No me queda de otra, tengo que hacerlo. Como dice el dicho, la necesidad tiene cara de perro”, acotó la mujer con tono de resignación.

Proceso lento

El proceso debió iniciar a las 8:00 de la mañana pero arrancó cerca de las 11:00  de la mañana. El retraso se debió a inconvenientes en la instalación de las computadoras dispuestas en el centro de la plaza y de las plantas eléctricas.

El señor Jesús Berbesi también estaba desde las 6:00 de la mañana. Se quejó del “despelote” que tenían los organizadores y que la fila avanzaba cada media hora. Las personas de la tercera edad como él no tenían cola preferencial, situación que calificó como inhumana.

“Unos dicen que los que estamos registrados en el portal sólo escaneamos el carnet y nos vamos, pero otros aseguran que tenemos que consignar los documentos del carro. Esto es un desorden”.

Berbesi al igual que muchas personas en la fila no tenía claro el fin del operativo, pero espera que el sacrificio de estar tantas horas de pie tenga algún beneficio. “Ojalá esto no quede en mera promesa”.

A ratos los ánimos se caldeaban por los coleados. Miembros de los colectivos asumieron la función de organizar a las personas que se aglomeraban alrededor de la mujer que pasaba por la fila escaneando los carnet de la patria.

“Estos colectivos asumen que son autoridad y nos maltratan. Han amenazado a más de uno que escuchan quejándose de la crisis”, aseguró una mujer que hacía la fila para sacar el carnet de la patria. No quiso revelar su nombre por temor. “Esta gente (los colectivos) tienen el control de todo”, apuntó molesta.

En las filas habían quienes creen que con está medida habrá mayor distribución de combustible en el país. “Esto ayudará mucho porque el Estado tendrá mayor control de la gasolina”, señaló Augusto Mendoza.

Lo hago por obligación”

María Mendoza aguardaba pacientemente su turno para sacarse el carnet de la patria. La mujer asegura que lo hace “por obligación”. Vive en el 23 de Enero y perdió el beneficio de la caja Clap por no temer ese documento. “Estaba negada a sacármelo pero necesito conseguir repuestos a precio regulado y para comprar la gasolina más barata”.

Al igual que María, Bernarda Bustamante dice sacarse el carnet por necesidad para registrar el vehículo que usa como transporte escolar.

Censo controversial

El censo nacional automotor que arrancó en una primera fase el miércoles 1° de agosto vía online, ha estado rodeado de controversia porque sectores de la sociedad no se explican como en un país exportador de petróleo busque adoptar una medida para racionar el combustible.

El Presidente Nicolás Maduro el sábado 28 de julio informó que el censo, para vehículos particulares y de unidades de transporte de operadores públicos y privados, sería del 3 al 5 de agosto, pero tres días después de ese anuncio, el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, adelantó la fecha para el 1° de este mes y comunicó que sería en línea a través de la plataforma Patria (www.patria.org.ve), sin ofrecer mayores detalles.

Sin embargo, a solo horas de ese anuncio del ministro, la vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez, en rueda de prensa informó que lo iniciado el miércoles era el registro, para conocer el parque automotor, y que el censo se llevará a cabo de manera presencial en las Plazas Bolívar de todos los municipios del país los días que inicialmente había anunciado por el jefe de Estado.

Fotos: @ViceVenezuela,