Trendy

César Farías muestra sus cartas en Bolivia

¡Comparte!

Giuseppe Palmariello

César Farías trabaja en su próximo objetivo: clasificar a Bolivia a la Copa del Mundo Qatar 2022. No será fácil, debido a que la selección verde se presenta como la de menor crecimiento y evolución en los últimos 24 años en Sudamérica.

Pese a que Venezuela es el único país de Conmebol que sigue sin clasificar a una cita mundialista, el cuadro boliviano expone un bajo rendimiento en comparación al resto y, una de sus grandes fortalezas, la altura de La Paz (3650 metros sobre el nivel del mar) ya no es la barrera inquebrantable de eliminatorias pasadas -seis victorias, seis derrotas y cuatro empates en casa de los últimos 16 duelos disputados-; además no cumplen procesos planificados, en los que han designado hasta 17 técnicos desde 1998 y cuenta con pocos jugadores reconocidos fuera de su frontera, quedando lejos el recuerdo de aquella generación que deslumbró en la clasificación al Mundial de 1994, único en su historia.

Tras esos traspiés y mala organización, la directiva de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) piensa que Farías es el hombre adecuado para regresar a la elite del balompié, pues le ofrecieron un contrato de cuatro años y medio con la intención de que restructure los cimientos del fútbol altiplano. No les importa que el venezolano, de 45 años, fallara en su idea de clasificar por primera vez a la Vinotinto a una Copa del Mundo.

Todo lo contrario, César Salinas, mandatario de la FBF, considera que el trabajo realizado por el técnico en la oncena venezolana desde 2007 hasta 2013, en el que clasificó a la selección sub-20 al Mundial de Egipto 2009, obtuvo un cuarto lugar en la Copa Argentina del 2011 y llegó a las últimas jornadas de dos eliminatorias, 2010 y 2014, con la opción de clasificar, es suficiente aval. “Tiene que comenzar a trabajar la estrategia para la mayor y menores”, resaltó Salinas en su última comparecencia ante la prensa sobre Farías y su nuevo puesto.

Es la segunda ocasión en la que el máximo encargado del fútbol boliviano confía en el estratega criollo, luego de que en 2016 le diera la oportunidad de dirigir a The Strongest. Farías, durante su estancia interrumpida que lo obligó a salir del conjunto aurinegro debido una suspensión en 2017 por una discusión con un dirigente de Oriente Petrolero y regresar meses después a su puesto.

En dicha ocasión respondió con un título (derrotó a Bolívar en la final del torneo Apertura en su primer semestre) y clasificación a los octavos de final de la pasada Copa Libertadores (perdieron contra Lanús). Actualmente ocupa los dos banquillos, pero se espera que en diciembre de este año se nombre a un nuevo entrenador para el cuadro atigrado.

El plan del venezolano en la selección de Bolivia es claro. Al igual que lo hizo en Venezuela, sus estrategias son módulos con futbolistas del torneo local, disputar entre 15 y 20 partidos por año y un plan integral en todas las categorías inferiores. “Para la Copa América de Argentina, Venezuela jugó 22 partidos”, explicó Farías al portal futbolmaniabolivia.com.

Lea también – Acuña y Torres pueden hacer historia con el Novato del Año

El venezolano, designado como seleccionador de ese país, tiene sus estrategias definidas para clasificar a la próxima Copa del Mundo

“El trabajo en un seleccionado nacional es de seguimiento y planificación, y eso lo hacemos jornada a jornada, a pie de campo. Bolivia tiene algunas desventajas que las puede convertir en fortalezas, no tiene muchos jugadores en el exterior, es algo que se puede aprovechar. Algunos países no tienen sus entrenadores, mientras que en mi caso tenemos un par de años en Bolivia, saliendo y entrando, por eso conocemos bien a todos los jugadores”, prosiguió el técnico, que se convirtió en el primer venezolano en dirigir una selección extranjera tras ocuparse, como seleccionador invitado, del amistoso de Bolivia frente a Estados Unidos en mayo de este año.

Un mes después, Daniel, su hermano y asistente técnico, se encargó de los duelos preparatorios ante Serbia y Austria, debido a que The Strongest jugó y perdió la final del torneo local ante Jorge Wistermann.

“Se jugaron tres partidos con jugadores que tienen desarrollo y que con el tiempo darán que hablar, como Ronaldo Sánchez, (Luis) Haquín,  (Juan) Ribera y Leo Vaca. No se podía desperdiciar a los rivales que se tenía al frente con jugadores de proyección. Somos conscientes de que se puede hacer un buen proceso”, aseguró.

El exentrenador de Mineros, Anzoátegui, Táchira, Xolos de Tiuana y Cerro Porteño; pidió durante años el regreso del torneo Preolímpico sub-23 a Sudamérica, por lo que ahora cumplida su petición, aprovechará para incorporar mucho más rápido su idea a la selección verde. “Hay cosas para ilusionarse. Hay buen talento y si hay un buen programa y proceso se puede hacer un gran Preolímpico para nutrir a la selección mayor”, explicó Farías, que aspira lograr su ansiado objetivo personal y llevar a Bolivia a su segunda Copa del Mundo. Soñar no cuesta nada, mucho menos a más de tres mil metros sobre el nivel del mar.

Foto principal: Cortesía Deporte Total.