COVID-19 le roba a la atención a la tuberculosis que en 2019 acabó con más de un millón de personas

Entérate
¡Comparte!

Redacción La Tribuna de Todos


La propagación del nuevo coronavirus podría afectar la erradicación de enfermedades como la turbeculosis. Solo en 2019, más de un millón de personas perdieron la vida por esta afección

La pandemia del COVID-19 está poniendo en riesgo el diagnóstico, tratamiento y la prevención de enfermedades como la tuberculosis.

Expetos y autoridades sanitarias en el mundo temen que los esfuerzos por erradicarla para el 2022, tal como se ha planteado en las metas de la Organización de las Naciones Unidas, mermen y sean insuficientes, debido a que la atención sanitaria y recursos humanos y financieros que antes eran destinados para combatirla se han focalizado en la atención del nuevo coronavirus.

Incluso los sistemas de recopilación de datos y presentación de informes también se han visto afectados por la emergencia del COVID-19.

Se requieren aumentar fondos para prevenir

El director General de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, se necesitan acciones y fondos urgentes para mantener el progreso en la lucha mundial contra la tuberculosis.

Ghebreyesus advierte que los objetivos mundiales de prevención y tratamiento “probablemente no se alcanzarán” ante el actual escenario.

La tuberculosis es una enfermedad causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis, que afecta con mayor frecuencia a los pulmones y que se propaga por el aire cuando las personas con la enfermedad tosen, estornudan o escupen, de manera similar al COVID-19. A pesar de ser una enfermedad curable, muchas personas mueren de tuberculosis y es una de las principales causas de muerte de las personas que viven con el VIH. 

Datos de la enfermedad

Cifras de la OMS indican que en 2019, aproximadamente 1,4 millones de personas murieron por enfermedades relacionadas con la tuberculosis. Además, de los 10 millones de personas que se estima que desarrollaron la enfermedad ese año, unos 3 millones no fueron diagnosticados o no fueron informados oficialmente a las autoridades nacionales.

La situación es aún más grave para las personas con tuberculosis farmacorresistente. Aproximadamente 465.000 personas fueron diagnosticadas recientemente con TB farmacorresistente en 2019 y, de ellas, más del 60% no pudieron acceder al tratamiento.  

La OMS exhortó a los países ampliar los esfuerzos para fortalecer los sistemas de salud, tratamiento y proveer atención de calidad y oportunos para evitar que más personas afectadas por esta enfermedad.


Con información de Noticias ONU

Foto: WikiImages