¿Cuáles son los mejores métodos para disciplinar a tu hijo?

Entérate
¡Comparte!

Redacción La Tribuna de Todos


La disiplina positiva permite mostrar otros métodos de crianza para facilitar las relaciones entre padres e hijo, afirma investigación de Unicef

La tarea de educar a los hijos es una de los deberes más complejos que enfrentan padres y representantes, y mas cuando toca reaccioar ante un berriche, pataleta o capricho que afectan tanto a niños como adolescentes y en las que muchas veces los padres pueden ceder a reaccioar con violencia, indican expertos de la Uniceft.

En su artículo Cómo disciplinar a tu hijo de manera inteligente y saludable, el organismo cita a la especialista Lucie Cluver, profesora de trabajo social para los niños y las familias en la Universidad de Oxford, quien también es madre de dos niños pequeños, para ofrecerle a los padres otros métodos con los que los progenitores pueden fomentar relaciones positivas con sus hijos, al tiempo que les enseñan habilidades como la responsabilidad, la cooperación y la autodisciplina.

Cluver defiende la tesis de la “displina positiva” en vez de recurrir al grito o al golpe. Afirman que en lugar de centrarse en el castigo y en lo que no se debe hacer, el objetivo es poner énfasis en generar una relación saludable con los hijos y en fijar expectativas referidas al comportamiento. 

Para ello propone las siguientes recomendaciones:

1. Planifica tiempo a solas con tu hijo

La especialista citada en el artículo aconseja  dedícar 20 minutos al día, incluso 5 minutos al día y desconectarse de otros asuntos para realizar otras actividades que puedan hacer juntos, como cantar una canción mientras lavan los platos, o conversar mientras tienden la ropa. “Lo que de verdad importa es que te centres en tu hijo. Así que apaga la televisión, apaga el teléfono, ponte a su nivel; solos tu hijo y tú”.

2. Elogia a tu hijo por las cosas que hace bien

Esto significa prestar atención a esos momentos donde tu hijo hace algo bien y posteriarmente felicítarle, ya sea solo sea por haber jugado con su hermano unos minutos, esto puedo animarle a portarse bien, y hará que sea menos necesaria la disciplina, indica.

3. Establece expectativas claras

Se trata de decirle a tu hijo qué es lo que quieres que haga exactamente en vez de pedirle lo que no debe hacer, explica la profesora Cluver. “Cuando le pides a un niño que no sea desordenado, o que sea bueno, él no necesariamente entiende lo que tiene que hacer”. Si le das instrucciones concretas como “por favor, recoge todos tus juguetes y ponlos en la caja”, estableces unas expectativas claras y es más probable que el niño haga lo que le pides.

“Pero es importante fijar expectativas realistas. Pedir a tus hijos que permanezcan callados durante un día entero quizás no sea tan factible como pedirles 10 minutos de silencio mientras tú hablas por teléfono”. 

4. Distrae a tu hijo creativamente

Cuando tu hijo se ponga difícil, una estrategia útil puede ser distraerle con una actividad más positiva hacia otra cosa, por ejemplo, cambiando de tema, iniciando un juego, llevándole a otra habitación o saliendo a dar un paseo, puedes conseguir desviar su energía hacia un comportamiento positivo.

5. Exponer con calma las consecuencias

De igual manera, dale a tu hijo la oportunidad de hacer lo correcto explicándole las consecuencias que puede tener su mal comportamiento. Por ejemplo, si quieres que tu hijo deje de pintar en las paredes, puedes decirle que si no para, vas a poner fin a su tiempo de juego. De este modo, le estás advirtiendo y le estás dando la oportunidad de cambiar su conducta.

Si persiste en su conducta, prosigue con las consecuencias tranquilamente y sin mostrar enojo; “y felicítate si lo consigues, ¡porque no es nada fácil!”, añade la profesora Cluver.

La coherencia es un factor clave de la crianza positiva, y por eso es importante que a los actos sigan las consecuencias. Y también es importante que esas consecuencias sean realistas. “Puedes quitarle el teléfono a un adolescente durante una hora, pero quitárselo durante una semana quizás sea difícil de hacer”.

La especialista recalca que ya sean niños o adolescentes siempre es importante pasar tiempo de calidad ccon tu hijo implementado maneras creativas que permita formentar relaciones sanas y amorosas.


Con información de Unicef

Foto: Jordan Whitt