Actualidad Historias de Vida

De niños a delincuentes, otra consecuencia de la crisis

¡Comparte!

 

Por Ana Rodríguez Brazón

Cuando se habla de un niño de 13 años de edad lo menos que se piensa es en delito. Sin embargo, la realidad está cambiando en Venezuela, pues cada día son más las noticias que reflejan la incursión de menores en crímenes.

Una muestra de ello es el asesinato de un niño de 13 años a mano de sus “compañeros de banda” en un rancho en la invasión El Indio, en el estado Aragua.

Brayan Alexander Rico, conocido como “El Brayan” era buscado por la policía por los delitos de homicidio, extorsión, cobro de vacunas y robo, además de ser señalado como el líder de una banda delictiva.

Todo eso a una edad donde los adolescentes apenas están terminando el primer año del liceo, incluso algunos ni siquiera han llegado a la pubertad, entonces ¿Qué está ocurriendo en el país?

Lea también: “Emergencia educativa humanitaria”: 40% de niños padecen hambre

Abandono de las aulas

Fernando Pereira, directivo de Centro Comunitario de Aprendizaje (Cecodap), organización encargada de la atención y acompañamiento a las familias,  lamentó que la niñez esté participando con más frecuencia en este tipo de actos como consecuencia de la crisis en materia económica, política, social  y de educación que atraviesa el país.

 

“Los niños están abandonando las aulas de clase para buscar ingresos, en esta búsqueda muchos caen en la delincuencia”, apuntó Pereira.

El caso de “El Brayan” no es el único, pero lo que llama la atención es la reducción de la edad para participar en los delitos.

Pereira apunta que la deserción escolar, la falta de programas preventivos y la migración de los padres ha incidido en este fenómeno que pone en riesgo a la sociedad venezolana.

Al inicio del año escolar, en septiembre de 2018, Cecodap advirtió las dificultades de este período y la preferencia de muchos menores por dejar las aulas. Esto se traduce en la cantidad de niños que deambulan por lugares como el bulevar de Sabana Grande, muchos de ellos con actitudes agresivas. Hace unos meses estos niños protagonizaron el asesinato de un hombre que salía de un bar.

Sector educativo débil

El debilitamiento del sector educativo pareciera acelerarse. El 18 de diciembre de este año, la Unidad Democrática del Sector Educativo, grupo que reúne a diferentes organizaciones y partidos políticos, presentó su informe sobre el estatus del sector, el cual arrojó que la primera semana de clase de septiembre la asistencia fue de 25%, siendo la más baja de la historia. Tres meses después se ubica en 60%.

 

Pero lo más alarmante es el poco interés del Gobierno por frenar la emergencia educativa, tal como lo denominó la Asamblea Nacional.

El presupuesto de la nación del año 2018 fue de 36 billones 102 mil 59 millones de bolívares, de los cuales para la educación se destinaron ocho billones 128 mil 679  bolívares, lo que equivale a 22,5 %.

Para el 2019 el presupuesto fue aprobado por la Asamblea Nacional Constituyente, la cual carece de legitimidad, y quedó en 424.939.016 Petros, de los cuales solo 13% está destinado a la educación, lo que significa una reducción de 9%.

Niños sin atención

Pereira lamenta que tampoco haya un sistema de respuesta ante los casos de delitos. La Ley Orgánica de Protección del Niño, Niña y Adolescente establece, luego de la modificación, que continúan siendo niños hasta los 14 años. De estar incursos en un hecho punible, los menores de 14 años no pueden ser penalizados y deben pasar a un consejo de protección para orientarlos.

“Lo interesante es que ninguno de estos consejos está funcionando. No tienen personal ni cuentan con las herramientas para atender estos casos”.

La diputada a la Asamblea Nacional, Mariela Magallanes, quien preside la comisión permanente de familia, concuerda con Pereira, al destacar que mientras el Estado no mejore las políticas de prevención e inversión estos casos continuarán apareciendo en las noticias.

 

Lea también: Niños tristes y desmotivados, secuela de la emigración de padres en busca de futuro

“No sólo son hechos delictivos, también son niñas embarazadas, jóvenes prostituidas. Estamos muy preocupados por esta situación y ya lo hemos denunciado. Todos estos niños requieren atención pero también sus familias”.

El caso de “El Brayan” ha sido uno de los más conocidos, pero en este mes también se conoció que un joven de 17 años asesinó a un hombre de 39 en un barrio de Caracas. En el oriente del país un grupo de adolescentes también fueron capturados por estar involucrados en secuestros.

Especialistas alertan que esta es una de las peores caras de la actual crisis venezolana. Advierten que ante la urgente falta de correctivos, seguirán siendo constantes las noticias sobre niños y adolescentes convertidos en pequeños delincuentes.

Foto: Pixabay/Alfredo Coronas