Actualidad Historias de Vida

“El Camino de José Gregorio”, un recorrido de fe

¡Comparte!

 

Por Jesús Matheus Linares

Fotos: Alfredo Coronas Buill

El doctor José Gregorio Hernández fue un laico comprometido, que nunca ocultó su gran amor a Dios. Su carrera profesional como médico siempre la llevó a la par de su profunda fe católica. Todos los días visitaba las iglesias de La Pastora, San José, Las Mercedes, la Santa Capilla, Catedral y San Francisco para concluir en La Candelaria. Era un recorrido de siete kilómetros que José Gregorio hacía en solitario en esa Caracas, de comienzos del siglo XX.

Era habitual conseguirse al doctor Hernández como se le conocía realizando este periplo, con su flux negro y su sombrero, recorría los espacios antes señalados como un acto de fe y contrición.

El próximo 29 de junio, se cumplirán 100 años de su partida a la Casa del Padre, y para conmemorar tan significativa fecha, la Arquidiócesis de Caracas, a través de la vice postulación de la causa de la beatificación del médico trujillano realizó “La ruta del Venerable”, el sábado 13 de abril, Día de San Hermenegildo.

Lea también: Hace 33 años el Siervo de Dios fue nombrado “Venerable”

Esta caminata dedicada al “Médico de los pobres” fue motivada por la esperanza de los venezolanos, ante una nación en crisis, refirió el vice postulador de su causa de beatificación, monseñor Tulio Luis Ramírez Padilla, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Caracas y uno de los más activos organizadores de lo que ahora se llamará “El camino de José Gregorio”. Además monseñor Ramírez estuvo acompañado por monseñor Enrique José Parravano Marino, también Obispo Auxiliar de Caracas.

Esta actividad inédita, auspiciada desde la Arquidiócesis de  Caracas, fue una caminata de fe para recordar a uno de los venezolanos más queridos: el Doctor José Gregorio Hernández.

Para monseñor Ramírez este “Camino de José Gregorio”, debe ser interpretado como el camino que emprendió el doctor Hernández de dar ejemplo de laboriosidad y vivir la caridad humana en atención al prójimo.

La caminata

Durante la caminata, los devotos del “Venerable” José Gregorio Hernández, recorrieron  los 7 kilómetros, con varias paradas para recordar los sitios que frecuentaba diariamente, el médico de Isnotú.

El inicio del recorrido comenzó pasadas las 8 de la mañana en la Iglesia San José de Cotiza, cerca del Mercado de Las Flores, de allí pasó al Hospital José María Vargas, donde laboraba como médico el doctor Hernández y desarrolló su labor de investigación y de atención en favor de sus pacientes.

En el Hospital Vargas, monseñor Ramírez, junto a monseñor Enrique José Parravano Marino, visitaron el lugar donde vivió sus últimos momentos José Gregorio, antes de partir a la “Casa del Padre”. El lugar está  intacto y allí se piensa realizar una capilla para recordarle, en el lugar donde exhaló su último aliento.

Luego la caminata prosiguió al Santuario San José del Ávila (o parroquia San Benito), antigua abadía benedictina ubicada al final de la avenida Baralt, en Caracas.

Posteriormente la siguiente parada de este “Camino de José Gregorio” fue en la Iglesia de La Pastora, a la que acudía diariamente para su encuentro con Dios. José Gregorio vivió justamente en la parroquia La Pastora entre las esquinas de “Desbarrancados” a “San Andrés”, a pocas cuadras del templo católico.

“Justamente, ese domingo (29 de junio de 1919), día en que falleció el médico, asistió por última vez al Santo Sacrificio de esa casa de Dios”, recordó monseñor Tulio Ramírez.

La tercera parada fue en la Esquina de “Amadores”, donde el médico entregó su alma al Padre Celestial cuando fue atropellado por Fernando Bustamante, un joven de 28 años que pasaba por el lugar en su auto. En ese lugar se hizo un responso por el  eterno descanso de su alma, y una coral entonó cánticos eclesiales.

Las oraciones

Posteriormente, ya a media mañana, la procesión de fieles bajó por la avenida Baralt, y se detuvo en el Asilo de Huérfanos de Caracas, regentado por la Hermanas de la congregación Madre Rafols, ubicada entre las esquinas “Dos Pilitas” y “Portillo”.

Allí las hermanitas en Cristo tienen en su haber muchos testimonios que dan fe de la vida santa que tuvo el gran científico y médico venezolano. En ese lugar se elevó una oración en su recuerdo.

Lea también: Un plato de comida para los más necesitados

Para ir posteriormente a la Iglesia de Las Mercedes, ubicada en la parroquia Altagracia, donde el destacado médico se consagró en diciembre de 1915 como Terciario Seglar Franciscano. Para luego ir a la iglesia Santa Capilla como parte de esta caminata. También fue un lugar muy frecuentado por el doctor Hernández, y allí se encuentra la imagen de la Santísima Virgen, llamada “La Guía”, que veneraba el científico trujillano.

Al paso por la Plaza Bolívar y las adyacencias de la Asamblea Nacional, un grupo de efectivos de la Guardia Nacional recibió de manos del propio prelado, monseñor Ramírez, unas estampitas en homenaje a José Gregorio.

El alma mater de José Gregorio Hernández

Ya en la esquina de San Francisco, frente al Palacio Federal Legislativo, en pleno centro de la ciudad capital, monseñor Ramírez recordó que el Palacio de Las Academias en el siglo pasado,  fungió como la sede de la ilustre Universidad Central de Venezuela, desde 1856 hasta 1953, donde el Venerable José Gregorio Hernández hizo sus estudios de medicina. Además, “en ese lugar demostró sus cualidades como médico, científico, investigador y profesor universitario.”

“No se pudo acceder al Palacio de las Academias el día de hoy, por varias razones: primero, porque es sábado y no está abierto al público; y en segundo lugar, porque según nos han informado directivos de las diversas academias que allí funcionan, no tienen a nadie para que abra el recinto donde se formó académicamente El Venerable”, comentó Monseñor Tulio Ramírez.

Luego de la Iglesia San Francisco, iglesia contigua al Palacio de Las Academias, los seguidores de José Gregorio Hernández realizaron una oración en su honor y caminaron por la Plaza Bolívar hasta la Catedral Metropolitana de Caracas.

“José Gregorio Hernández era muy amigo del arzobispo de Caracas, monseñor Juan Bautista Castro, quien fue su guía espiritual”, recordó monseñor Tulio Ramírez. Añadió que  “Juan Bautista Castro es el prelado capitalino que consagró a Venezuela al Santísimo Sacramento del Altar”.

Allí, en la Catedral, el Deán Metropolitano, monseñor Adán Ramírez, agradeció a la feligresía haber retomado esta ruta religiosa del doctor Hernández y sugirió que ahora en adelante, al igual que se hace en Galicia, España con “El Camino de Santiago” nosotros en Caracas, tengamos “El Camino de José Gregorio”, propuesta que fue muy ovacionada.

La última etapa de la larga caminata culminó en la Iglesia La Candelaria, donde reposan los restos del piadoso médico. Allí se celebró la santa misa para pedir por su pronta beatificación, cuyo presunto milagro ocurrido en la niña Yaxuri Ortega, de trece años, ya se analiza en Roma.