Actualidad Trendy

Estragos de la hiperinflación: “Un celular cuesta lo que pagabas por un apartamento”

¡Comparte!

Laline Luna  / Fotos Alfredo Coronas.

Tener un teléfono celular se ha convertido en un lujo para los venezolanos. Sesenta millones de bolívares (Bs. 60.000.000) es el precio de un “perolito” (aparato más económico del mercado) limitado a llamadas y mensajes de texto. Para adquirirlo se requieren veinte (20) salarios mínimos.

“Hace unos dos años era habitual cambiar de celular cada cierto tiempo, pero eso se acabó. Un teléfono inteligente cuesta lo que hace unos años pagabas por un apartamento”, aseguró Ana Martínez, quien estaba en busca de un smartphone sencillo, pero los altos precios no tienen competencia con las necesidades básicas de los venezolanos.

En un recorrido de La Tribuna de Todos por locales comerciales en Caracas se constató que, un teléfono inteligente de gama media como el Hyundai E501, tiene un costo de doscientos cincuenta millones de bolívares (Bs. 250.000.000), un Lenovo A308T  vale ciento cincuenta y nueve millones de bolívares (Bs. 159.000.000), mientras que el Blu Bold Like Us trescientos ochenta millones de bolívares (Bs.380.000.000).

Pero si la persona quiere un equipo más avanzado como el Samsung J7 Prime en el Centro Comercial City Market en Sabana Grande, deberá desembolsar novecientos cinco millones de bolívares (Bs. 905.000.000), lo que equivale a trescientos (300) sueldos mínimos.

El Samsung Galaxy S9 Plus  tiene un costo de cuatro millardos quinientos millones de bolívares (Bs. 4.500.000.000). Al preguntarle al vendedor si a pesar del costo y en medio de una crisis económica, el equipo se vendía, respondió que sí. Pero no preciso con qué frecuencia.

Son escasos los establecimientos dedicados a la venta de teléfonos celulares, que exhiben los precios de los aparatos, tal y como lo exigió la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde), quien pidió en abril de este año, que el valor de los artículos y productos en venta estuvieran visibles al público.

Lea también – Enredados con la reconversión: “Con o sin ceros seguiremos pasando hambre”

“Vergatarios” brillan por su ausencia

Los móviles ensamblados en Venezuela como Vetelca, Telepatria, Vergatario, Victoria y el ZTE, que eran promocionados por el Gobierno como los teléfonos más económicos del mercado, “están desaparecidos desde principios del año pasado”, dijo un vendedor de una tienda Movilnet.

Dólar paralelo hace cuesta arriba la reposición

“Estos precios se debe a que los teléfonos se están adquiriendo a dólar paralelo. Realmente hay cierta incertidumbre porque no sabemos si podremos reponer los inventarios para los meses con mayor venta que son octubre, noviembre y diciembre”, señaló el encargado de una tienda en el Centro Comercial El Recreo, municipio Libertador, quien pidió el anonimato.

La misma fuente explicó que “la empresa Telecom Venezuela es la comisionada en la distribución de las divisas y la asignación de los aparatos pero no hay disponibilidad ni de divisas ni equipos”.

Lea también – Un sueldo que alcanza para dos empanadas, la triste realidad de las enfermeras

Precios de los repuestos dan susto

José Colmenares quedó atónito cuando se enteró que la pantalla para su teléfono Blu Bold cuesta cuarenta y cinco millones de bolívares (Bs. 45.000.000), pero hace un mes le costaba quince (15) millones menos.

No pude comprarla cuando estaba más barata ahora menos podré. De dónde sacó ese monto si trabajo como taxista. Y lo peor es que necesito el teléfono para los servicios”, señaló el hombre.

Mandar a reparar un smartphone es un golpe duro para el bolsillo del venezolano. Cambiar el pin de carga, dependiendo de la marca del celular, puede costar entre seis millones (Bs. 6.000.000) y dieciocho millones de bolívares (Bs. 18.000.000).

Las pantallas para teléfonos inteligentes más económicas no bajan de cuarenta millones de bolívares (Bs. 40.000.000), todo depende de la marca, modelo del móvil y el sitio donde lo mande a reparar.

Si de accesorio se trata los precios de los cargadores están por las nubes. Para un teléfono Sansumg, el genérico, cuesta doce millones de bolívares (Bs. 12.000.000)  y si lo quiere original deberá pagar veinticinco millones de bolívares (Bs. 25.000.000).

Lea también – “El hambre puede más que el asco”: Niños mendigos se multiplican en Venezuela