Actualidad Historias de Vida

Nuevas presiones a comerciantes los obligan a cambiar máquinas fiscales

¡Comparte!

Por Eduardo Lugo / Fotos: Alfredo Coronas

El señor Julio Crespo, quien es dueño de una carnicería ubicada en la urbanización Las Fuentes, en el Paraiso, Caracas, está nervioso y no sabe qué hacer porque tiene plazo hasta el 31 de diciembre del año en curso para adquirir una nueva maquina fiscal o hacerle modificaciones técnicas a la que tiene debido a una nueva medida del Gobierno.

En la Gaceta Oficial Nº 41.518, de fecha 06 de noviembre 2018, fue publicada la providencia administrativas Nº SNAT/2018/0141 de fecha 16 de octubre 2018, mediante la cual se establecen las Normas Relativas a Imprentas y Máquinas Fiscales para la elaboración de facturas y otros documentos que obliga a los comerciantes de todo el país a cambiar el software de las máquinas para adecuarlas a un nuevo sistema o sustituirla por una nueva

En este instrumento jurídico, el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat) obliga a los comerciantes a pagar el servicio a los dispositivos de facturación con su propio dinero.

“Antes del 31 de diciembre de 2018, los sujetos que posean máquinas fiscales y no cumplan las especificaciones previstas en esta Providencia, deberán sustituirlas”, precisa el instrumento jurídico.

El motivo de la angustia de Crespo es que consultó el precio del servicio técnico para la máquina y se dio cuenta que para poder hacerlo necesita de una inversión en moneda fuerte, como es el caso de los dólares norteamericanos.

“Llevo trabajando más de 20 y primera vez que me obligan a hacer algo así. El dinero que percibo no me alcanza para hacerle servicio técnico o comprar otra máquina que es vendida en dólares”, apunta Crespo a La Tribuna de Todos.

De igual forma Crespo reitera que los recursos obtenidos por las escasas ventas en la carnicería son insuficientes porque tiene que cancelar nómina.

“Si ganara en dólares a lo mejor pudiera surfear la ola pero no se puede. El Gobierno es el que tenía que comprar esas máquinas. Con las pocas ventas que percibo ¿de dónde voy a sacar 500 dólares para comprar una máquina fiscal?”.

Mejorar recaudación

Sobre este aspecto, el experto en materia tributaria, José Antor, declaró para La Tribuna de Todos que esta medida la ejecuta el Seniat para mejorar la recaudación por parte de los contribuyentes.


“Lamentablemente la página de recaudación de impuestos del Seniat no funciona y por supuesto la recaudación se cayó. Estan buscando dinero en donde no lo hay. Ahora están obligando a los comerciantes adquirir una máquina fiscal”.

Explicó que los comercios que trabajan al menudeo son las personas jurídicas obligadas para trabajar con máquinas fiscales.

“Emitieron una providencia para controlar más al menudeo. Más de la mitad de las personas que le hacían servicio técnico a las máquinas se fueron de Venezuela. Están creando un caos”.

En este sentido, Antor aseguró que hacerle el servicio a las máquinas “no baja de USD 400 y USD 500. Esta medida va en contra de los principios tributarios”, agregó Antor.

Controles e inversiones millonarias

Por su parte María Carolina Uzcategui, presidenta del Consejo Nacional del Comercio y Los Servicios (Consecomercio) rechazó la implementación de esta medida. Señaló que el sector comercial tiene hasta el 31 de diciembre para adquirir nuevas máquinas fiscales, que tienen hasta conexión a Internet y que permiten la transmisión directa de los datos y de los usuarios.

“Esta es una medida del Seniat de controlar en vivo y directo lo que está ocurriendo en cada establecimiento”.

Lea también: Comerciantes en Venezuela: la difícil tarea de reinventarse

Uzcategui dijo que los comerciantes estarían afectados debido a la precariedad de los servicios básicos, como por ejemplo, la electricidad.

“No tenemos garantia de un flujo eléctrico estable como para poder decir que vamos a tener conectividad todo el tiempo. Además, tenemos la peor conexión a Internet”.

Apuntó que la inversión no es sólo máquina, es la instalación. “¿Y si el establecimiento tiene varias máquina, como un supermercado? ¿Necesitamos realmente comprar eso? ¿Eso va a funcionar?”, aseveró.

En cuanto al precio de las máquinas fiscales, manifestó que cada uno tiene un precio por encima de los USD 500.