Actualidad El Poder

Guaidó preside la AN con la responsabilidad de una transición a cuestas

¡Comparte!

 

Por Vanessa García

El diputado Juan Guaidó no había jurado como presidente de la Asamblea Nacional (AN) cuando ya buena parte del país y el mundo, sobre todo el ala más radical de la oposición, le indicaban cómo actuar y qué rol asumir.

Las interpretaciones al artículo 233 de la Carta Magna siguen y sobre sus hombros pesa la responsabilidad de promover una transición política para la que algunos le exigen incluso colocarse antes o el propio 10 de enero la banda presidencial.

Sin embargo, el parlamentario de 35 años advirtió al asumir, este 5 de enero, la directiva de la AN que solo se deben generar expectativas que realmente puedan cumplirse para que la población no termine decepcionada en medio de un escenario inédito que, aseguró, no está previsto en la Constitución Nacional porque se trata de una “usurpación del cargo” por parte de Nicolás Maduro y no de una “vacante de la presidencia”.

El camino por recorrer en el ámbito político de este año luce largo y complejo. En esta tarea de llevar las riendas del Poder Legislativo, el también integrante de la directiva de Voluntad Popular, Juan Guaidó, está acompañado en la primera vicepresidencia por el diputado Edgar Zambrano (del partido Acción Democrática), y en la segunda vicepresidencia por Stalin González (del partido Un Nuevo Tiempo).  También por el nuevo secretario, Edinson Ferrer, por el partido Primero Justicia, mientras que en la subsecretaría repite por cuarto año consecutivo José Luis Cartaya; es decir, una rotación de todos los cargos conforme al acuerdo suscrito por los partidos de la alianza unitaria cuando ganaron la mayoría en los comicios de diciembre de 2015.

Al menos en la sesión de instalación de este 5 de enero no se informó en manos de quién recae la jefatura de la fracción parlamentaria de la Unidad que sigue como mayoría, a pesar de las divisiones cada vez más marcadas que se dieron a conocer en el año 2018.

Ilegitimidad reafirmada

En su primer discurso como presidente de la Asamblea Nacional, el diputado Juan Guaidó, reiteró una decisión ya tomada en 2018 por los parlamentarios: declarar la ilegitimidad de las elecciones del pasado 20 de mayo y, por ende, de la toma de posesión que se realizará en 5 días.

 “A partir del 10 de enero nos enfrentamos a la ruptura del orden constitucional y la presidencia no se encuentra vacante, se encuentra siendo usurpada y eso debe quedar muy claro. Estamos en dictadura y debemos actuar ante esa dura realidad… Nicolás, el 10 este parlamento no te va a juramentar”, sentenció el nuevo presidente de la Asamblea Nacional.

El diputado  señaló que el camino hacia un gobierno de transición no depende solamente del nombramiento de una persona como Jefe de Estado por parte de la Asamblea Nacional, sino de todo el país, incluyendo a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

Lea también: AN reafirma ilegitimidad de Nicolás Maduro y propone crear órgano de transición

El máximo representante del Poder Legislativo manifestó su intención de que el parlamento sea un espacio de articulación y de encuentro para promover un cambio político en Venezuela mediante elecciones legítimas y libres.

“Proponemos reafirmar la ilegitimidad de Nicolás Maduro Moros por no haber habido elección el 20 de mayo. A partir del 10 de enero estará usurpando la Presidencia de la República. En consecuencia, esta Asamblea Nacional, como único poder legítimo electo por los venezolanos, asume la representación del pueblo en donde deba y tenga que hacerlo. Crear un órgano de articulación para la transición, que retomemos el proceso de renovación y de designación de poderes usurpados. Promover la designación y reconocimiento de representantes legítimos ante instancias que puedan impulsar cooperación humanitaria y por supuesto la restitución del orden constitucional. Autorizar la ayuda humanitaria y comunicarnos con los países que han estado dispuestos a ayudar”, son las metas que espera cumplir Guaidó al mando de la AN.

Un voto condicionado

Previo a la sesión de instalación de la Asamblea Nacional para el periodo 2019-2020, la Fracción Parlamentaria 16 de Julio dejó claro que su voto y apoyo para el diputado Juan Guaidó tiene “fecha de vencimiento”.

“Hemos decidido otorgar nuestro voto condicionado y con corto tiempo de caducidad, con fecha de vencimiento, al diputado Juan Guaidó para que asuma como nuevo presidente de la Asamblea Nacional(…) Nuestro voto condicionado y con fecha de vencimiento es para que le cumpla al pueblo la enorme expectativa que se ha generado con respecto a este momento histórico y ahora sí se cumpla con el mandato constitucional de llenar la vacante presidencial y lleve adelante un plan de acción al servicio de la transición(…) Nuestro voto por el nuevo presidente de la Asamblea Nacional no es un cheque en blanco. Solo lo acompañaremos sí y solo si asume las tareas y responsabilidades urgentes y necesarias, sin dilaciones ni retrasos, sin vacilaciones, ni guabineos”, expuso previo a la sesión el diputado Biagio Pilieri al leer el comunicado de la Fracción 16 de Julio.

Los parlamentarios que integran ese bloque aseguraron que en las próximas horas presentarán al país una propuesta “de ruta, cambio y salida” que rija la transición y que ya expusieron a Guaidó antes de darle su voto. El apoyo “condicionado” a este parlamentario no se replicó para las vicepresidencias encargadas a AD y UNT.

“No votaremos para los cargos de primero y segundo vicepresidente de la nueva directiva de la Asamblea Nacional. Las acciones, las políticas y las posiciones públicas que son las líneas de las organizaciones allí postuladas distan y difieren sustancialmente y claramente de la orientación, ruta y camino que nosotros desde la fracción 16 de Julio hemos sostenido, defendido”, agregó Pilieri.

Apoyo desde la OEA y con representación diplomática en el hemiciclo

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, se comunicó con el nuevo presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, para expresarle su respaldo. En un comunicado publicado en su cuenta Twitter, Almagro afirmó que tiene su respeto ganado como político venezolano.

“Hoy, al frente de uno de los poderes legítimos del Estado, el último en ser elegido por el pueblo como es la Asamblea Nacional, asume una importante responsabilidad constitucional para iniciar la urgente transición de Venezuela hacia la democracia”, reza el texto.

En la sesión de instalación del cuarto periodo anual de sesiones asistieron representantes diplomáticos de Grecia, Uruguay, Brasil, EEUU, Canadá, Perú, Guatemala, Argentina, Colombia, México, España, Chile, Polonia, Francia, Holanda, Portugal, India, Unión Europea, Reino Unido, Honduras, Japón, Ecuador, Alemania, Italia y la Santa Sede.

Todos dicen qué hacer, pero ¿qué pasará el 10 de enero?

Un día antes de la juramentación de la directiva de la Asamblea Nacional, 13 de los 14 países del Grupo de Lima (México fue el único que no suscribió el documento) reiteraron la ilegitimidad de los comicios presidenciales del pasado 20 de mayo y por ende el desconocimiento de Nicolás Maduro como mandatario a partir del 10 de enero.

En el texto los gobierno de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía “instan a Nicolás Maduro a no asumir la presidencia el 10 de enero de 2019 y a que respete las atribuciones de la Asamblea Nacional y le transfiera, en forma provisional, el poder ejecutivo hasta que se realicen nuevas elecciones presidenciales democráticas”.

Aunque el documento refleja un exhorto al presidente venezolano y no al parlamento nacional, los sectores más radicales mantienen que el 10 de enero Juan Guaidó debe asumir como Jefe de Estado y convocar a nuevas elecciones.

Una de las principales defensoras de esta tesis es la coordinadora de Vente Venezuela, María Corina Machado, quien aseveró: “hay un vacío de poder que tiene la obligación de llenarlo la Asamblea Nacional designando un gobierno de transición encabezado por el presidente de la propia Asamblea Nacional”.

El expresidente de Colombia, Andrés Pastrana, también instó a Guaidó a “ocupar la silla” antes del 10 de enero.

Las preguntas sobre cómo llegar a ese gobierno de transición no fueron contestadas por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, en sus breves palabras a la prensa al culminar la sesión de instalación. Solo adelantó que el lunes 7 de enero la Junta Directiva se pronunciará al respecto y el 8 de enero, en la primera sesión ordinaria.

Por lo pronto, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, no reconocida por la mayoría de la comunidad nacional e internacional, Diosdado Cabello, informó durante un acto político que el 10 de enero el presidente Nicolás Maduro se juramentará ante el Tribunal Supremo de Justicia, debido al “desacato” del parlamento nacional.

Fotos: @AsambleaVE / Grupo de Lima