Historias de Vida

Hace 33 años el Siervo de Dios fue nombrado “Venerable”

¡Comparte!

 

Por Jesús Matheus Linares/ Foto: Alfredo Coronas

María Sofía ese día había salido con su papá, Braulio, a bordo de la motocicleta, como lo hacía siempre. Iban de “Agua Linda”, un caserío del municipio Pedro Camejo, en el estado Apure, a San Juan de Payara, ubicado a aproximadamente  a 84,32 kilómetros, cerca de Puerto Páez.

Cuando regresaban a su humilde vivienda unos delincuentes quisieron robarle la motocicleta a Braulio. En el forcejeo, una bala de escopeta impactó el cuello de María Sofía y le afectó parte del cerebro de la niña.

De inmediato su papá la trasladó al Hospital de San Fernando de Apure, donde los médicos diagnosticaron perdida de la masa encefálica y pese a que consideraron que nada había qué hacer, porque el resultado prácticamente era fatal, decidieron realizar una intervención quirúrgica para extraer el proyectil.

Mientras tanto, su mamá, Dilia Josefina, angustiada ante la tragedia que había sobrevenido a la familia no sabía qué hacer. Una vecina de la familia le habló de un médico, el doctor José Gregorio Hernández, “el médico de los pobres” y le dijo que era “muy milagroso”.

Dilia no era creyente fervorosa, pero optó por pedirle a José Gregorio que intercediera para salvar a su pequeña hija. Inexplicablemente los galenos que la atendieron se mostraron sorprendidos por la rápida recuperación de la menor, de trece años de edad.

Había obrado la mano de Dios, por intermedio de José Gregorio Hernández, afirman sus padres. Por lo que este suceso puede considerarse como un milagro del médico trujillano  (°) conocido también como el “Doctor de los Pobres” y El Venerable, título que le fue otorgado cuando fue elevado de la categoría Siervo de Dios por el Papa Juan Pablo II, el 16 de enero de 1986.

La noticia vuelve a traer a la palestra pública el tema de la Beatificación del médico nacido en Isnotú, estado Trujillo, el 26 de octubre de 1864, y quien falleció trágicamente en Caracas, el 29 de junio de 1919.

Lea también:La Virgen de la “Chinita” me salvó de la muerte

Estudian el presunto milagro

Monseñor Tulio Ramírez Padilla, vice postulador de la Causa de Beatificación del doctor José Gregorio Hernández, entrevistado por “La Tribuna de Todos” señala que el acontecimiento suscitó que un equipo eclesiástico se abocara a estudiar el presunto milagro, con el que finalmente se podría lograr al fin su beatificación.

Ramírez Padilla, quien es además Obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Caracas, precisó que no hay aún elementos totales para confirmar la existencia de un milagro, por tal motivo el pasado martes 18 de diciembre se instaló en la capital del estado Apure, San Fernando de Apure, el Tribunal Eclesiástico que recaudará los elementos probatorios que puedan determinar la autenticidad del hecho sobrenatural. A este acto asistió el Cardenal Baltazar Porras y el propio monseñor Ramírez Padilla.

 

Monseñor Tulio Ramírez comparte el optimismo de la feligresía en torno a la figura del Venerable.

“El ánimo y el interés colectivo que tienen con José Gregorio Hernández, es increíble”, arguyó.

De acuerdo con lo que establece el Derecho Canónico, este Tribunal Eclesiástico, como indica la norma, está presidido por el obispo de Apure, monseñor Alfredo Torres, quien estará acompañado por los oficiales de tribunal.

El Obispo de Apure será el encargado de recabar los testimonios de la niña que fue curada por El Venerable, así como de los familiares y testigos vecinos de la zona donde vive.

En este procedimiento, que es como un juicio, se recoge la declaración de los ocho médicos que participaron en la atención médica. Desde el Neurólogo hasta los testigos presentes. Lo importante es seguir instruyendo el expediente, como establece el Derecho Canónico.

El procedimiento indica que el vice postulador de la Causa pide a la feligresía mucha oración para que este presunto milagro se haga realidad y se pueda beatificar a José Gregorio Hernández, “quien siempre demostró una gran espiritualidad, humildad y sencillez como hombre comprometido con la fe católica”.

Moseñor recordó que en una visita que realizó a la Iglesia de Las Mercedes, en el centro de Caracas, donde “el médico de los pobres” acudía diariamente a la santa Misa y rezaba el Rosario, los padres capuchinos le indicaron el sitio donde oraba José Gregorio y donde se le recuerda como “hombre de profunda fe católica, humilde, incluso ni siquiera se sentaba de primero en la misa, siempre estaba confundido entre la feligresía, era muy sencillo”.

“Vamos a pedir a todos los devotos de José Gregorio Hernández, que tengamos paciencia y oremos para que Dios obre y se concrete este presunto milagro del venerable doctor José Gregorio Hernández”, refirió.

El sacerdote añade que “hay que dejar que el Tribunal Jurídico eclesiástico, que se instaló en Apure haga su trabajo, y lleve su proceso con mucho rigor, por eso hay que orar para que se pueda comprobar el milagro”, insitió.

Monseñor Ramírez considera que hay que tener paciencia y esperar los resultados que arrojen esta investigación, por lo que considera que no se pueden dar más detalles sobre lo ocurrido.

“No debemos crear falsas expectativas en este caso”, agregó al tiempo que instó a orar por la situación que vive Venezuela en estos momentos, para que El Venerable José Gregorio Hernández interceda y logre el milagro de sacar al país de la crisis que se vive en todos los ámbitos.

Misa por su beatificación los 29 de cada mes

El sábado 29 de diciembre, monseñor Tulio Ramírez Padilla, presidió la eucaristía que se realiza todos ese día cada mes, en acción de gracias para pedir por la beatificación del médico trujillano.

Al finalizar la eucaristía, acompañado de los feligreses, visitó la tumba donde reposan los restos mortales de José Gregorio en la Iglesia de La Calendaria, en Caracas, y pidió por la paz de Venezuela y la intercesión de El Venerable para solucionar también la crisis de salud que atraviesa el país.

Ante El Vaticano

El cardenal Baltazar Enrique Porras Cardozo, Arzobispo de Mérida y Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Caracas, será el responsable de presentar el presunto milagro en El Vaticano, próximamente.

“El caso está en pleno proceso de estudios a nivel diocesano y luego será elevado a la Congregación para las Causas de los Santos en el Vaticano la instancia que tiene la potestad de dar el aval definitivo. De momento, mostramos nuestra alegría con mucha cautela, pero con infinita fe en que este milagro avale definitivamente la posibilidad de que el Doctor José Gregorio Hernández pueda ser elevado a los altares”, dijo.

De acuerdo con el cardenal Porras Cardozo, de concretarse la beatificación de José Gregorio Hernández, sería la oportunidad de tomarlo como ejemplo de vida.

“El doctor José Gregorio Hernández fue un hombre de profunda fe, quien tuvo inquietudes de vida religiosa, pero su salud no le permitió ejecutarlas. Se dedicó aquí al servicio de la gente y la manifestación más grande que existió en Venezuela cuando murió, fue precisamente su entierro, lo cual indica cuán querido era”, acotó.

Señaló que por lo menos un millón personas acudiría a la beatificación del Dr. José Gregorio Hernández, “solo motivados por la profunda fe y gratitud que sienten por el actual Venerable.”

La posible beatificación del “médico de los pobres” representaría un gran regalo espiritual para los venezolanos, agrega.

Nueva postuladora de la Causa

El estudio de este caso coincide con la petición del propio Cardenal Porras Cardozo, de designar como nueva Postuladora de la causa de Beatificación de José Gregorio Hernández ante la Congregación de los Santos, a la doctora Silvia Mónica Correale.

Ella es de origen argentino, muy cercana al Papa Francisco, doctora en Derecho Canónico, además de experta teóloga e investigadora.

El anterior Postulador Fra Rodolfo Meoli, italiano, ya alcanzó los 80 años. La doctora Correale tiene una dilatada experiencia en el proceso exitoso de varios santos, laicos y religiosos de origen latinoamericano reconocidos por El Vaticano, entre ellos, la Madre Carmen Rendiles, beatificada el pasado mes de julio del 2018.

De confirmarse en el Vaticano, a través de la Congregación para las Causas de los Santos, este posible milagro del doctor José Gregorio Hernández, “el Médico de los Pobres” sería elevado a los altares en 2019, cuando se cumplen 100 años de su muerte y se convertiría en el el cuarto beato venezolano, junto a la Madre Candelaria, la Madre María de San José y la Madre Carmen.

(°) Los nombres de los personajes se han modificado para respetar lo establecido en la investigación.


¿Qué es un proceso de Beatificación y Canonización?

“Es proclamar solemnemente a los fieles que han practicado heroicamente las virtudes y han vivido en la fidelidad a la gracia de Dios, la iglesia reconoce el poder del Espíritu de Santidad y los propone como modelos e intercesores”.

Etapas en un proceso de Beatificación y Canonización:

  1. Siervo de Dios
  2. Venerable
  3. Beato o Bienaventurado
  4. Santo

1.- Siervo de Dios: El obispo diocesano y el Postulador  de la Causa piden iniciar el proceso. Esto convella un informe sobre la vida y las virtudes de la persona. Acompañado de la Congregación para las Causas de los Santos, quien emite el Decreto “Nihil –obstat” (nada se opone / no hay objeción).

2.- Venerable: Comprende cinco etapas: Vida y virtudes, Escritos; Congregación para las Causas de los Santos, Elaboración de documento “Positivo”, Discusión de “Positivo”.

3.- Beato: Consta del Decreto de Heroicidad de virtudes y luego pasa a ser Venerable. Ceremonia de Beatificación; En esta etapa, El Santo Padre, determina la fecha de su ceremonia litúrgica. Beato o Bienaventurado: El Santo Padre aprueba  el Decreto. Mostrar al Venerable a Listas con las gracias y favores recibidos; Realización de un milagro atribuido a la intercesión del Venerable; La Congregación para las Causas de los Santos, examina el milagro; Dos médicos peritos, examinan las condiciones del caso; Cinco médicos peritos discuten por la consulta. Antecedentes, juicios de la consulta médica y del Congreso de Teólogos son estudiados y comunicados por el Cardenal Ponente

4.- Santo: Aprobación de un segundo milagro. Examinación del segundo milagro, luego de la fecha de la beatificación. Aprobación por el Santo Padre el Decreto de canonización. Consistorio Ordinario Público, convocado por el Santo Padre, donde informa a todos los Cardenales y determina la fecha. Ceremonia de Canonización.


Camino de José Gregorio Hernández a la Santidad

Enero 1945

Publicación del libro titulado “Homenaje al doctor José Gregorio Hernández”  uno de sus sobrinos, el señor Ernesto Hernández Briceño, realizó una recopilación de escritos, documentos y cartas referentes a la vida y obra del doctor José Gregorio Hernández. Ernesto Hernández Briceño le entregó a monseñor Lucas Guillermo Castillo el material escrito.

Marzo 19- 1948

El presbítero Eduardo Maldonado entrega al señor Ernesto Hernández un ejemplar del Código del Derecho Canónico, pidiéndole que  ealizara un borrador para solicitar la apertura del proceso sobre la  beatificación del doctor José Gregorio Hernández. Ernesto Hernández Briceño envía una comunicación dirigida a la Sagrada Congregación de Ritos en Roma.

Junio 15 -1949

15 de junio de 1.949 el señor Arzobispo de Caracas, monseñor Lucas Guillermo Castillo, ç procede a nombrar como postulador de la causa al padre Antonio De Vegamían y al primer vice postulador,  el padre Eduardo Gema.

Junio 1961

El 2 de junio del año de 1961, la Sagrada Congregación de Ritos autorizó por decreto, la apertura de un proceso informativo adicional para estudiar y evaluar las objeciones formuladas por monseñor Nicolás Navarro en contra del proceso, el Tribunal Diocesano (que se había constituido en Caracas expresamente para tal fin) consideró necesario desmentir categóricamente las imputaciones y objeciones contra la fama de santidad de José Gregorio Hernández, efectuadas por monseñor Navarro y en virtud de ello, se decidió rebatirlas por encontrarlas falsas e infundadas.

Abril 2-1964

El cardenal José Humberto Quintero informa que la Sagrada Congregación de Ritos no encontró objeciones ni en los dicasterios de Roma, ni en los escritos de José Gregorio Hernández, por lo que emitió un decreto con la fórmula “nihil obstare quominus ad ulteriora procedatur” -es decir, que no se encontraba en ellos ningún obstáculo que impidiera proseguir la causa.

1974

La Santa Sede emitió un decreto en el cual se confirmaba la “fama de su santidad” y al mismo tiempo ordenaba que se instruyera un proceso para investigar más a fondo la heroicidad del doctor José Gregorio Hernández en la práctica de las virtudes.

1976

El expediente ordenado quedó listo y fue llevado personalmente por monseñor José Ali  Lebrún Moratinos a Roma.

Enero 16-1986

Juan Pablo II declaró solemnemente el decreto sobre las virtudes heroicas del Siervo de Dios, donde consta que las virtudes teologales de la fe, esperanza y caridad para con Dios y el prójimo, así como las virtudes cardinales de prudencia, justicia, templanza, fortaleza y sus anexas, que están presentes, decretando Siervo de Dios a José Gregorio Hernández en grado heroico.

2015

El proceso se encuentra en su etapa final y tal como se puede ver, se ha recorrido un largo y laborioso camino, que se ha coronado exitosamente con el decreto de virtudes heroicas. Solo nos falta en estos momentos un milagro, una curación, por ejemplo, que no pueda ser explicada por la ciencia médica, que sea un hecho extraordinario y que supere las leyes de naturaleza.

2018

El pasado martes 18 de diciembre se instaló en la capital del estado Apure, San Fernando de Apure, el Tribunal Eclesiástico que recaudará los elementos probatorios que puedan determinar la autenticidad del Milagro como hecho sobrenatural atribuido a José Gregorio Hernández. A este acto asistió el Cardenal Baltazar Porras y el propio monseñor Ramírez Padilla. Se está en fase de instrucción del expediente. Se espera que muy pronto se den a conocer los resultados para que el propio Cardenal Porras Cardozo presente en Roma, ante la Congregación de los Santos, este presunto milagro.