Actualidad

Hierbas y remedios caseros sustituyen medicamentos ante escasez

¡Comparte!

 

Por María Fernanda Zambrano

Con la puesta en mercado de los fármacos, químicos y medicina convencional, los llamados “remedios caseros o de las abuelas” fueron desplazados.

Sin embargo, dada la crisis humanitaria en materia de salud que se vive en Venezuela y con una escasez de medicamentos que actualmente ronda el 85%, según el presidente de la Federación Farmacéutica de Venezuela, Freddy Ceballos, muchos ciudadanos han tenido que recurrir a la botánica para aliviar desde una subida de tensión hasta un resfriado común. 

A pesar de que la semana pasada el Gobierno Nacional anunció en  Gaceta Oficial el precio de 56 medicamentos, al menos 150 farmacias han cerrado sus puertas, en menos de dos años consecuencia de las condiciones que coloca el Ejecutivo Nacional, según refirió Ceballos.

Las abuelas nuevamente se empoderaron de la medicina en muchos hogares y utilizan su sabiduría para aliviar a sus seres queridos. Mientras que los comercios dedicados a la venta de hierbas se han visto beneficiados.

El negocio de las plantas medicinales

Rosa Amalia  vende “matas milagrosas”, como ella las llama, en la avenida Baralt, los sábados y domingos. Ruda, Albahaca, Perejil, Romero, miel, jengibre, sábila, mapurite, hoja de mostaza, son algunas de las plantas que ella vende.

Cuenta que muchas personas la buscan e incluso la contactan los días de semana para que le traiga el pedido durante el fin de semana.

“Yo tengo mis clientes que me piden las plantas para algún remedio, ellos saben que yo se las traigo fresca porque yo soy de Galipán y allá se da todo buenecito, por eso solo bajo los fines de semana”.

Rosa expuso que ella con sus hierbas ha curado gente de asma, alergias, ha controlado tensión e incluso síndrome premenstrual dado que en el país no se consiguen los medicamentos y cuando se logran obtener después de recorrer varias farmacias son excesivamente costosos.

Una caja de pastillas de acetaminofen, que sirve para dolores y fiebre, cuesta unos 700 bolívares soberanos, en tanto que un jarabe para la tos ronda los 600 bolívares soberanos. Cuando se trata de tratamiento para la tensión los medicamentos no bajan de 500 bolívares soberanos.

“Nosotros somos de la tierra, venimos de ahí por eso es que las plantas curan porque son parte del ser humano solo que bueno la medicina moderna quitó todo eso pero las hierbas buenas si funcionan”.

Las hierbas a la mano

Muchas personas han optado si tienen un espacio en sus casas, sembrar estas plantas medicinales para tenerlas a la mano en cualquier momento de emergencia. En patios o sencillamente en un porrón buscan cosechar su medicina.

En una terraza dentro de su vivienda, Carmen Gudiño una abuela de 85 años tiene lo que ella llama “mi huerto” en ese sitio un tanto campestre y aislado del resto de su casa, tiene sembrada plantas medicinales.

Malojillo, Sábila, Orégano Orejón, mostaza, Yerbabuena, Llantén son algunas de las plantas que Gudiño tiene.

“Aquí cuando les da una gripe, un dolor de estómago, una intoxicación, un dolor de cabeza o cualquier otra cosa voy a mi huerto y les preparo su infusión, esto es mejor que cualquier medicina, y hemos tenido que tenerla porque aquí no se consigue nada” dijo.

En este sentido, reveló que ella conoce de las propiedades de cada una de las plantas que tiene en casa debido a que su crianza fue en una hacienda donde la enseñaron para qué sirve cada cosa y para la Tribuna de Todos compartió algunas que  tiene sembrada en casa  y sus propiedades.

· Malojillo: Un té sirve para aliviar el dolor de estómago y calmar el resfriado.  

·Sábila: Para las quemaduras, enfermedades respiratorias como neumonía, bronquitis, tos con flema.

·Orégano Orejón:  un té de esta planta calma el resfriado

·Yerbabuena: calma el dolor de estómago, irritabilidad en el colón, calma las naúseas e incluso sirve para ayudar a conciliar el sueño.

·Hoja de Mostaza: calma el dolor de cabeza

·Verdolaga: por su contenido en fibra ayuda para mejorar el tracto intestinal

La fe forma parte de la cura

Para muchos el secreto para mejorarse de alguna dolencia además de aplicar el tratamiento correcto, cuando son sintomatologías de alta envergadura, es la rigurosidad y disciplina al tomarse los medicamentos pero también la fe que se le tenga a lo que se ingiere.

Brigida Avendaño es diabética y si bien le preocupa no conseguir a tiempo la insulina que debe colocarse cada cierto tiempo para controlar su azúcar en sangre, también utiliza el eucalipto en té y la Stevia en hojas como endulzante natural.

“Yo le tengo mucha fe a estas plantas, me tomo las infusiones con fe cuando no logro conseguir la insulina, este país con la salud es así, un día a la vez y con el Cristo en la boca”, expuso.

Fotos: María Fernanda Zambrano/ Pixabay