Actualidad

Hiperinflación: ¿El verdadero detonante para salir de Maduro?

¡Comparte!

Por Maiker Yriarte

La palabra hiperinflación hace ruido en el oído de muchos. En la población y más aún en el Gobierno. Después de ocho meses con esta enfermedad, no ha habido algún vocero del actual sistema venezolano que haga mención a esto, el que más se acercó, en el mes de marzo de 2018, fue el presidente del Banco Central de Venezuela (BCV), Ramón Lobo, al decir que sí, que en el país hay una “situación inflacionaria”, pero que se estaba trabajando para controlarla.

El artículo 318 de la Constitución nacional establece que las competencias monetarias serán ejercidas exclusivamente por el BCV, organismo que tiene el deber de lograr estabilizar precios y preservar el valor del Bolívar. Hasta ahora esto no se ha cumplido, sino que la creación de dinero inorgánico ha sido el fuerte de la institución, generando así una hiperinflación que, según el FMI, podría llegar a 1.000.000% a finales de 2018.

Lea también – Presidente Maduro sigue sin tomar medidas para frenar la hiperinflación

La hiperinflación es calificada por algunos economistas como la gravedad de una enfermedad que es la inflación. Esta se acelera cuando la población no le otorga el valor a la moneda y las instituciones comienzan a crear dinero sin respaldo, como es el caso venezolano.

El Fondo Monetario Internacional compara la crisis económica con la de Alemania de 1923, año en el que, debido al alza de precios, los negocios cerraban temprano solo para esperar al día siguiente y vender los productos más costosos. En Venezuela es muy común, actualmente, ver el cambio de precio de un día a otro.

Sectores como Fedecámaras, Conindustria y Consecomercio, aseguran que no tienen capacidad de inventario ante el escenario que se vive y que las medidas del Gobierno, no alientan para nada el desempeño del sector privado.

Lea también – ¿Cómo se acaba con la hiperinflación en Venezuela?

¿Hiperinflación el jaque mate a los Gobierno?

Aunque según The Hane-Krus Hyperinflation tabe, solo habla de procesos hiperinflacionarios en países como Hungría, Zimbawe, Alemania, Grecia, y China, entre otros, en América Latina se han generado dos casos de mayor interés, entre ellos Chile, en la década de 1970 durante el Gobierno de Salvador Allende, cuando la inflación pasó de 4.45% a 22.73% solo en un mes y fue al concretarse un golpe militar, cuando se da fin al proceso político de entonces.

Bolivia es otro caso de estudio sobre el comportamiento económico y político del Gobierno. En la fecha de 1984, la crisis hiperinflacionaria agobiaba a la población, el alza de los precios constantemente, generó que la ciudadanía respaldara sus ingresos en otras monedas, como pasa actualmente en Venezuela. Para la fecha, el presidente Hernán Siles, renunció al poder para evitar guerra civil ante las protestas que se habían generado.

La crisis hiperinflacionaria que se ha generado en países de América Latina ha generado, en algunos casos, el cambio de sistema democrático. En Venezuela, desde hace ocho meses no sólo se ha instaurado la hiperinflación, sino que los controles económicos y la expropiación están teniendo resultado: la escasez de alimentos y medicamentos se incrementa, lo que mantiene a la población empobrecida, según la última Encuesta de Condiciones de Vida, Encovi, donde se ubica la pobreza en 80%.

Lea también – Venezuela, el país con inflación de 125% y aumento de precios mensual

Después de que Nicolás Maduro fue reelecto en el pasado evento electoral del 20 de mayo, las protestas sociales se han incrementado. El gremio de la salud, del sector eléctrico, transportistas, trabajadores de algunos ministerios y además la sociedad civil exigiendo servicio de agua, electricidad, entre otros, se han adueñado de las calles de Caracas. Diariamente se ha alcanzado hasta 10 protestas por día y hasta ahora no ha habido respuesta de parte del Ejecutivo nacional.

Desde el año 2015 el Banco Central de Venezuela no ofrece datos económicos. Para entonces, se tenía una inflación de 180.9% y una contracción del Producto Interno Bruto de 7.7%. Tres años después, se ha cumplido la receta hiperinflacionaria: emitir dinero de manera inorgánica, sin respaldo en producción o en reservas internacionales. El resultado es que para finales de 2018, la firma Ecoanalítica supera al Fondo Monetario Internacional y sostiene que puede llegarse a tener una HI de 1.400.000%.

Lea también – Enredados con la reconversión: “Con o sin ceros seguiremos pasando hambre”