Trendy

Javier Vidal, el director que cuenta la historia de Venezuela en las tablas

¡Comparte!

Johanna Valero – Fotos: Alfredo Coronas. 

Trajeado con un outfit clásico, propio de países europeos, el actor Javier Vidal, irrumpió en Paseo Las Mercedes, para zarandear a un país de memoria corta. El comunicador social, actor, dramaturgo y director de teatro, lo viene haciendo a lo largo de su trayectoria artística debido a que todas sus obras tienen como abreboca la historia contemporánea de Venezuela.

El periodista relató que sus acercamientos con la historia patria vienen del siglo pasado por sus obras, la del ciclo de Medios de Comunicación, su novela romántica en el aire y Showtime, que  lo colocan como dramaturgo. Reconoce que las que forman parte del ciclo sobre la genealogía del poder de los andinos en la historia, le despierta el interés por –reflejar el colectivo- sobre las tablas.

En medio de la entrevista, en un café del citado centro comercial, recordó a Oscar Yánes, quien en vida le dijo que su obra era de cachos, infidelidad en un contexto histórico-político que traía a colación la noche del 13 de noviembre de 1950, a la misma hora que estaban asesinando a Carlos Delgado Chalbaud (el único magnicidio de la historia). Tomó pausa y lanzó una incómoda interrogante sobre esa época de la nación:  ¿Cuáles pueden ser las razones que llevarían a un estamento político-militar a sacar del poder con un golpe de estado a un presidente que proponía la modernidad de los ciudadanos y la democracia en 1945? Esta vez habló de Isaías Medina Angarita en la puesta en escena de –La íntima del presidente-.

Luego de esas conversaciones con Yánes empezó a entusiasmarse más y escribió “Mojiganga clásica”, obra que ubicó en 1830, año de la separación de la Gran Colombia, presidencia de Páez y muerte de Bolívar. Escrita en 1992, cuando se escuchaba en Televisión el grito en el Congreso Nacional de “mueran los golpistas”. “Ese grito en 1830 era normal, natural –abajo los bolivarianos-, pero ese momento histórico era el contexto que relataba y cerraba esa especie de trilogía más consiente”.

Volviendo nuevamente al momento cuando hablaba de su obra Showtime explicó que el contexto donde se desarrollaba la historia era el 22 de enero de 1958 cuando en los estudios de Radio Caracas Televisión un grupo de artistas que sacarían una comedia al aire como “I Love Lucy” y “Casos de Casa”, pero en plena huelga general y a pocas horas del derrocamiento de Marcos Pérez Jiménez, sin poder salir del estudio porque se rumoraba toque de queda.

A Medina Angarita lo encarna Gonzalo Velutini, quien muestra en escena esa clara conciencia de servidor público que demostraba el político. En un carnaval presidencial, Isaías Medina Angarita interpretado por Velutini junto a Julie Restifo que asume el papel de Estrella Serfaty, ofreció el voto a la mujer y la cédula de identidad para los ciudadanos, en democracia. “El gobierno de Angarita (1941-1945) ha sido el más civil de los gobiernos militares que se hayan elegido en Venezuela”, reiteró.

Vidal, saca a relucir el programa de gobierno de Angarita y nos recuerda que, gracias al andino, Venezuela dio un paso grande hacía la modernidad, libertad para los presos políticos y prensa, además de la creación de la cédula de identidad.

“Ese mismo hombre que sostuvo un largo romance con una judía sefardí, llevaba su ego bajo perfil, con una clara visión del poder, limitado y contenido. Esta historia muestra que no éramos los hijos del eunuco del estamento militar ni los eternos castrados por la independencia del país”, dijo haciendo fiesta histórica del personaje.

Javier Vidal apuntó con su café marrón en mano que cuando habla de esa relación –de Medina- antes de montarse en la presidencia, imagina a Estrella Serfaty melodramática, género que escogió para desarrollar la obra. “Estrella –continua el director de la íntima del presidente- se casó por una alianza con Elías Chocrón, comerciante de telas de origen sefardí y nacido en Melilla, España. Llegó a Maracay en 1909, durante la transición de Cipriano Castro a Juan Vicente Gómez. La pareja procreó tres hijos, uno de ellos es Isaac Chocrón, el dramaturgo venezolano. Estrella abandona a su familia y su comunidad para vivir con el militar Angarita, entre 1938 y 1940. Ansiosa por ser la primera dama de la República, acude a su encuentro con el mayor, pero asumió la presidencia con otra.

Simulando la voz de Oscar Yánez, Vidal pone en la mesa la escritura de otras obras más domésticas y relató el interés de su gran amigo en que leyera la historia de Diógenes Escalante. “Diógenes Escalante es muy interesante me dijo y en ese momento empecé a manosear la historia y deje de darle vuelta y escribí –Diógenes y las camisas voladoras- una historia que adentra el tema político sobre el poder, es decir, la punta piramidal del poder que son las presidenciales, un hombre que iba a ser presidente y no lo fue porque se volvió loco”, dijo sonriente. Muchos eran los escritores, como Simón Alberto Consalvi, que le empezaron a puyar para que continuara escribiendo la historia venezolana.

“La catira del general” le estaba dando vueltas en la cabeza y es cuando decide recrear al gobierno perezjimenista con la obra. “Medina Angarita hizo gobierno y dio un paso enorme con Eleazar López Contreras, de un gobierno medioeval a un estado liberal democrático yendo más haya con la rectificación de la constitución en su inciso sexto del Art. 32 donde se prohibía al partido comunista”.

Afirmó que con este tipo de historias se da cuenta que escribe fluido sin forzar la marcha, la palanca, porque se presenta “un espejo” donde la sociedad contemporánea se observa y se dice: “lo que estamos viviendo  no es un estado liberal, lo que estamos viviendo no es una democracia, es algo que va más allá de los tiempos de Juan Vicente Gómez” y agregó que “la política emerge sola no se busca porque esta palpable”.

El actor expresó que cuando va a escribir piensa que quisiera desarrollar una pieza internacional, neutra, pero algo le sucede que no puede porque los personajes se le revelan y siempre le dicen “estamos en Venezuela”. Trajo a colación una frase de Milagros Socorro: “se me transparenta el país a cada momento en mis obras”.

Gobierno español patrocina su obra

El comunicador social enfatizó que en etapas de proceso, nunca ha recibido patrocinio alguno del Gobierno venezolano, ni lo espera ni lo quiere, pero de otros entes privados y en su caso particular ha recibido el agradecimiento de la Embajada de España por ser nacido en  Barcelona.

“Tengo doble nacionalidad y para el país soy dramaturgo español y para Venezuela también. Les toqué la puerta y no les he quedado mal a la Embajada ni al Rey de España. Recuerdo que hace tiempo, en 2003, les presenté una pieza de Oscar Yánes y el agregado o consejero cultural de los tiempos de Aznar me dijo que esperaba que no hubiese ningún problema de tipo político, pero afortunadamente fue una pieza que no tocaba el tema que solía trabajar”.

“El gran porcentaje de la ganancia es a pecho y de saber producir para que a través de la taquilla puedan cubrirse los gastos de producción y se pueda de alguna manera bien pagar a los actores y artistas  que trabajan con nosotros”, expresó.

Para el artista en este gremio hay que jugársela y considera que lo ha hecho bien porque una de las cosas que hay que manejar es la vanidad del artista, aunque es difícil mantener el equilibrio. La calidad del contenido de sus obras han tenido buena  aceptación en su público  y lo dice con tranquilidad en su rostro que dudaba del recibimiento por el tema político, el melodrama, la comedia, entre otros.

Refiriéndose nuevamente a “La Catira del General” denota que la pieza tenía sainete por el hecho de que Pérez Jiménez era un personaje sainetero y Camilo José Cela también por su forma de ser y todo lo que significó en la historia del país.

“Era un melodrama porque era el caso del secreto, del abandono, del desgarramiento y bueno vamos a ver si la gente aguanta y la gente entra en esa sala y en ese mundo y sigue la historia y la recibe muy bien”. Así lo acotó Vidal al hacer mención de la íntima del presidente.

Cabe destacar que la obra se estrenó el 29 de junio de 2018 en una de las salas del Trasnocho Cultural, ubicado en el sótano del centro comercial Paseo Las Mercedes, en Caracas. La obra continuará en escena hasta el próximo 23 de septiembre porque extendió su temporada. Es patrocinada por la Embajada de España en Venezuela y es un espectáculo a beneficio del proyecto Escuela Vocacional para Jóvenes Wayuu de la Fundación Wayuu Taya. Las funciones son los viernes a las 6:00pm y los sábados y domingos a las 4:00 pm.

La crisis se convirtió en un cataclismo

Vidal muy asertivo en sus apreciaciones de la crisis que se vive actualmente en Venezuela recalcó sin remordimiento que los venezolanos están viviendo “una etapa cataclismática”, no sabe si es un neologismo, pero lo considera un cataclismo porque se está volviendo a la época de Gómez (un país pobre, pequeño, sin vías de comunicación, escaso, desplazado del primer mundo) Sin temor a equivocarse nombra algunos estudios que dan cuenta de los últimos puestos que Venezuela ocupa en pobreza, deuda externa, problemas sanitarios, donde han vuelto enfermedades que se veían en los tiempos de la Guerra Federal.

“El mundo intelectual siempre ha vivido o convivido o sobrevivido a los tiempos más oscuros. Y aquí se sigue estudiando la época de Juan Vicente Gómez que si bien eran oscuros, pero con algunos claros porque esas claridades las daban una gran cantidad de artistas e intelectuales que vivían el momento. Sino hubiese sido imposible que al año de haber muerto el caudillo, se fundara la Orquesta Sinfónica de Venezuela. ¿Cómo? Generación espontánea no existe. Ocurrió porque había gente ahí, poetas, músicos, artistas, teatro, pero en una especie de catacumbas”, expresó.

Sobre el mismo tema, reconoció que en la actualidad no están en unas catacumbas porque somos muchísimos más los que se encuentran expuestos y han aprendido a vivir en democracia, argumentando que para eso sirvieron los 40 años del sistema democrático. “Sabemos distinguir que es una democracia porque la hemos disfrutado, no solo la hemos leído o visto por televisión, sino que la hemos sufrido y sentido. Decir artista es decir hombre libre, el arte no es posible de ser expresado sino hay libertad para expresarlo. La libertad de pensamiento existe, todos tenemos libertad de pensamiento porque lo pensamos, pero el problema es cuando ese pensamiento se quiere expresar”, dijo.

Sin contener ni una palabra, Vidal reiteró que los problemas que hemos tenido por querer expresar el pensamiento en estos 20 años de gobierno chavista y madurista son: persecución, censura y control, que han moldeado incluso a un público, a un  pueblo y a unos artistas.

“En estas circunstancias tan adversas hemos tenido que recurrir a veces al eufemismo para decir ciertas cosas para no caer en polémica y no convertirnos en unos Requesens de la cultura, pero para ello hay que tener la suficiente inteligencia para saber que se continua dentro del sistema dándole -mordiscos al culo del sistema- porque no puedes darle ni siquiera en la nariz porque entonces sí que terminas mal”.

Cuándo se le preguntó cómo catalogaba a este Gobierno, Vidal, tajante, dijo que es un régimen tiránico porque “quien está en Miraflores es un tirano”. El intelectual considera que el régimen viola la constitución debido a que el ejército ejemplifica a una tropa pretoriana al servicio del tirano.

“Es peligroso porque quien mató a Calígula fue su propio ejército, aunque no creo que esto termine de esa manera tan sanguinaria. Este régimen persigue y coacciona. Estamos viviendo los peores momentos de nuestra república porque Boves duró dos años, destruyó el país, pero cónchale, este tiene veinte años. Este momento es inédito por la comprensión sociológica, política y sobre todo el derecho internacional”, señaló.

No cree que un dron mate a nadie

Para Javier Vidal, el caso del diputado a la Asamblea nacional, Juan Requesens, es un pase de factura por el discurso que dio en el hemiciclo de la Asamblea Nacional, día antes de su detención por parte de los organismos de seguridad del Estado. Refirió que no tiene contactos ni con el Ejército ni nadie, lo que observó a través de los medios de comunicación fue un atentado frustrado. No cree que con intensión de magnicidio porque “una vainita ahí (como catalogó al dron) explota, que bomba puede cargar, que metralleta puede tener, a cuánta gente puede matar algo pequeño. Es evidente que algún mensaje se quería dar como aquel helicóptero que Oscar Pérez sobrevoló sobre el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ)”. 

“¿Qué pasa? Que ese hecho vulnera la seguridad del Ejército porque se está colando el descontento. Este tipo de maniobras quebrantan la seguridad del componente militar que además brilla por su ausencia, porque si algún país nos declara la guerra mañana, la perdemos”, cuestionó.

Lo que han hecho con el diputado Requesens, siguió, es algo inaudito y en este caso si hay que compararlo con Gómez porque nos traslada a la Rotunda, a la tortura, a los grillos, pero sofisticados porque no se usaba material químico ni ideológico sino puro coñazo. “A diferencia de la Seguridad Nacional que torturaba encima de un rin de caucho, aplicaba descargas eléctricas en los pezones, quemaba los genitales, etc; lo que sucedió con las imágenes que divulgaron de Requesens detallan la violación de sus derechos humanos porque lo hicieron declarar sin abogados, maltratado, con su ropa manchada de excremento (…) si lo quisieron hacer adrede fue un boomerang porque lo que se demostró con eso es que este es un régimen de torturas, salvaje, una tiranía desbocada, donde estas declaraciones que doy a La Tribuna de Todos me ponen a mí también en un alto riesgo y puedo temer por mi integridad”, sumó.

En Venezuela están sus raices

Pese a la oportunidad que tiene Javier Vidal y su familia de emigrar por su doble nacionalidad, no quiere irse porque desea ver con sus propios ojos cuando caiga la tiranía. No quiere que ese proceso le agarre fuera del país, quiere estar aquí para ver a Venezuela libre.

“Esto tiene que caer de alguna manera. Que voy a hacer yo en Barcelona, es aquí donde tengo mis raíces, aquí yo me hice, aquí estoy y escribo la historia porque se me transparenta el país, no España, aunque ahí nací  y mis padres me trajeron a Venezuela de meses”, expresó con cierta nostalgia.

Finalizó diciendo que está cerca que Venezuela cambie y criticó las medidas económicas de Maduro. “Tanto que hablan de los paquetes neoliberales y lo que metieron fue un paquetón. Yo tengo que ver cuando caiga”.