Actualidad Historias de Vida

La Navidad debe celebrarse pese a las dificultades

¡Comparte!

 

 Por Vanessa García

En la actualidad, para muchos venezolanos la Navidad quizás sea una época difícil, de nostalgia y tristeza porque la situación económica impide seguir con las tradiciones a quienes siguen el país y este año son mayores las ausencias de seres queridos.

El sacerdote y director del Departamento de Medios de Comunicación Social de la Conferencia Episcopal Venezolana, Pedro Pablo Aguilar, aseguró que, a pesar de los problemas, es valioso conmemorar esta época.

“Celebrar la Navidad en estos momentos es sumamente importante porque tiene sentido en el nacimiento del hijo de Dios que se encarna en nuestras vidas, se encarna en la historia, irrumpe en cada uno de nosotros para darnos un sentido diverso a las cosas que hacemos en nuestra historia. Por eso, a pesar de las dificultades, tiene sentido celebrar la Navidad porque es Jesús mismo quien se hace presente, es Jesús que nace en nuestras vidas y corazones. Una Navidad sin Jesús deja de ser Navidad, es una simple fiesta. La Navidad tiene sentido es con el nacimiento del hijo de Dios, con el Niño Jesús”, señaló.

El padre Aguilar lamentó que en algunos países la Navidad se conciba más como una fecha comercial en vez de una oportunidad para recordar el nacimiento del hijo de Dios; además de reforzar nuestras tradiciones y poner en práctica valores como la solidaridad, el perdón y la reconciliación.

“A pesar de que para algunos tenga un sentido más comercial, para todos los creyentes tiene un sentido más profundo de encontrarnos con ese cambio de vida tal vez que puede darnos el nacimiento del hijo de Dios en nuestros corazones, resaltando por supuesto todo estos valores que nos impulsan a hacer propósitos de vida para el próximo año”, agregó.

Superar el desánimo

El cardenal Baltazar Porras, administrador apostólico de Caracas, consideró que en estas fechas es importante prepararse espiritualmente y refugiarse en la fe y la esperanza, a pesar de la situación del país.

Lea también: Venezolanos sustituyen abrazos por videollamadas en Navidad

El también Arzobispo Metropolitano de Mérida señaló que el país necesita del cuidado de todos, así como quien cuida a un niño indefenso, como Jesús próximo a nacer.

“Sabemos todas las dificultades por las que atraviesa nuestra patria y esta gran crisis en la que estamos y que nos llama a lo mejor en un primer momento al desánimo y que aquí no se puede hacer nada. No. Necesitamos la alegría y la esperanza que nos da la fe para buscar con creatividad, coraje, respeto y de forma pacífica aquello que tanto deseamos en el corazón y que desde la debilidad del nacimiento del Niño Dios, un niño indefenso que necesita cuidado, también la patria necesita el cuidado de todos y cada uno de nosotros para que podamos vivir en paz y tener un futuro mejor para todos los venezolanos”, aseveró el Cardenal.

Tiempo de reflexión y de reconciliación

El padre Pedro Pablo Aguilar recordó que la Navidad también es momento para pensar en lo que se hizo, los errores cometidos, cómo se puede mejorar y qué metas nos planteamos.

“Es un tiempo de reflexión que nos ayuda a pensar lo que hemos podido hacer durante todo el año, ver qué cosas podemos mejorar y sobre todo qué queremos hacer para el próximo, una manera de proyectar un tiempo especial (…) El nacimiento del hijo de Dios es una luz que se abre, que nos guía (…) Siempre es un momento para reflexionar y más aún para nosotros los venezolanos en la situación que nos encontramos, que nos permite reflexionar sobre qué país queremos, qué queremos regalarles a nuestros hijos el día de mañana, qué queremos hacer para cambiar esto. Una realidad que no se cambia solo con pensarlo, es posible cuando unimos nuestras manos, cuando le damos un sentido distinto a la historia”, expresó.

El director del Departamento de Medios de Comunicación de la Conferencia Episcopal Venezolana aseguró que siempre será posible la reconciliación, a pesar de las marcadas diferencias que hay entre los habitantes del país.

Lea también: La parranda de San José del Ávila, una tradición de alegría y valores

“Aún en los conflictos más difíciles, en los momentos más oscuros, el poder comunicarnos nos permite a nosotros poder encontrar nuevos caminos para la solución de los problemas. Vivimos en un país completamente polarizado, ciertamente, cada quien defiende su posición, cada quien lucha por sus propios intereses tal vez y algunos otros que han perdido esa esperanza y quisieran o buscan la manera de emigrar a otros lugares justamente porque no ven la solución posible ante los problemas que vivimos como país. Sí hay la posibilidad, nunca, nunca se puede dejar de luchar por conseguir las soluciones posibles”, comentó.

Aguilar advirtió que sin la unión de todos los venezolanos será difícil reconstruir el país porque las soluciones deben contar con la participación de todos.

“La unión va a ser la fortaleza necesaria y eso nos va a permitir construir un país distinto, más fraterno, reconciliado. Con todo lo que ha podido sufrir (Venezuela) estos 20 años las heridas son profundas, realmente, heridas que tal vez no son fáciles de cerrar pero es hacia allá donde debemos apuntar, hacia la reconciliación y el encuentro con el otro, de manera que estas heridas puedan sanarse para regalarle a nuestros hijos no solo un futuro sino un presente mejor”, indicó.

Un mensaje de esperanza

“El pueblo que caminaba en tinieblas ha visto una gran luz” Mt. 4,16. Con esta cita la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) comenzó su mensaje navideño de 2018. En el audiovisual, el secretario general de la CEV y obispo auxiliar de Caracas, monseñor José Trinidad Fernández, compartió los buenos deseos de las autoridades de la Iglesia Católica del país.

“Que el nacimiento de Cristo Salvador renueve el corazón de los venezolanos y ayude a construir un mundo más fraterno y solidario, traiga alegría y esperanza”, expresó.

Fotos: Pixabay