Historias de Vida

Lorent y Yamile Saleh: La libertad desde el destierro

¡Comparte!

 

Por Ana Rodríguez Brazón

El 12 de octubre parecía un día más. Era feriado nacional, había poca actividad laboral y no había ninguna expectativa por algún anuncio del Gobierno de Nicolás Maduro, nada fuera de lo cotidiano. Sin embargo, luego del mediodía, de un vuelco comenzó un corre corre que no fue sino hasta el 13 de octubre que todos pudieron caer en la realidad: Después de 4 años, Lorent Saleh era libre, él pero también su madre, quien sintió cómo su vida regresaba.

Al principio era un rumor, pero ese rumor movilizó de inmediato a Yamile Saleh, madre de Lorent, hasta El Helicoide. Desde hacía unos meses, todos los días veía el edificio desde una azotea en El Cementerio y se repetía: tan cerca, pero tan lejos. Ese viernes 12 ya estaba más cerca de encontrarse con su hijo, quien fue apresado por el Gobierno de Maduro cuando tenía 26 años y hoy tiene 30.

Yamile aún no lo podía creer, no sabía prácticamente nada. Desde este medio nos comunicamos con ella ese 12 de octubre para confirmar.

Pregunta: Señora Yamile, ¿puede confirmarnos la liberación de Lorent ?

Respuesta: Sí, sí, estoy en El Helicoide.

Una pausa y luego el fin de la llamada.

Un nuevo comienzo

Pasadas las 5 pm del 12 de octubre fue que la mamá del preso político entregado por Juan Manuel Santos al Gobierno Bolivariano, pudo comunicarse con su hijo. Recibió una llamada telefónica desde el Aeropuerto Internacional de Maiquetía; era Lorent informándole que estaba ahí y que iba  a ser llevado a España junto a una representación diplomática en ese país.

 

Yamile Saleh, quien en septiembre concedió una entrevista a La Tribuna de Todos, lloraba de la alegría a las afueras de ese recinto definido por el mismo Lorent, como un centro donde la tortura, los golpes, la corrupción y la insalubridad son parte de ese sitio.

“El Helicoide es el hacinamiento, el mal olor, las cucarachas y las ratas. La Tumba son los espejos, las cámaras, las paredes blancas. Se huele perfectamente el tufo extranjero (…) Su objetivo es anular, uno a uno, todos los sentidos del preso, hasta que ya no sabe si está vivo o muerto. ¿Y sabe usted cuál es la única forma de averiguarlo? El dolor. Por eso quieres que te golpeen. Y por eso te golpeas a ti mismo. Contra el suelo. Contra los barrotes. Contra lo que sea. Buscando la sangre. Porque solo la sangre y el dolor te reafirman en que sigues existiendo”, expresó Lorent durante una reciente rueda de prensa en España.

La madre de este joven venezolano aún no cree que su hijo haya podido ver el amanecer. En este tiempo tuvo que dejar su oficio de costurera para exigir todos los días la libertad de su único hijo.

Miedo a lo que podía pasar

Feliz aunque todavía sin ver a su hijo, los días siguientes agradeció el apoyo a todos quienes la ayudaron, pero sobre todo en fortaleza para soportar el encierro que ella ha asegurado muchas veces también fue su encierro, del cual sentía temor, más luego de la muerte de Fernando Albán.

“Estoy preocupada, no sé qué hacer. Quiero la unidad de todos. Yo pedí el cierre de la Tumba, en el Sebin de Plaza Venezuela, porque sabía que cosas como estas podían pasar”, expresó durante el homenaje que se le rindiera a Albán en la Asamblea Nacional, el 9 de octubre, ese día Yamilé estaba consternada, pero sacaba fuerzas para seguir pidiendo por la libertad no solo de Lorent sino del resto de los presos políticos.

El 10 de octubre, en los actos fúnebres, en la Capilla Universitaria de la Universidad Central de Venezuela, la madre de Lorent insistía en que todos los presos políticos corrían peligro y que era urgente que todos los factores políticos y de la sociedad civil sumaran esfuerzos para lograr las liberaciones. Dos días después su hijo estaría libre.

A esta fecha ambos se encuentran en España. Unos días después de la libertad ella también voló a encontrarse con su hijo. En septiembre aseguraba que Lorent no quería ir a otro país, sino ser libre en Venezuela, sin embargo, el Gobierno de Maduro le impuso el destierro, lo que no ha significado que ambos esperen con ansias regresar.

Fotos: @LORENT_SALEH / @yamisaleh