Actualidad Historias de Vida

María Antonia, la madre que sobrevivió contra todo pronóstico

¡Comparte!

 

Por María José Martínez

Durante sus 79 años de vida, María Antonia Doncel ha superado todas las crisis que ha vivido España: la guerra civil, la dictadura de Francisco Franco, la transición democrática y diversas crisis económicas que han azotado al país.

Sacar adelante a sus cinco hijos, luego de enviudar reforzó aún más su carácter, como siempre la recuerdan sus allegados. Sin embargo, esa fortaleza que la ha caracterizado toda su vida, por primera vez, flaqueó el pasado 9 de marzo cuando comenzó a tener dificultades para respirar.

“Ella empezó con un malestar muscular al principio de esa semana; con una fiebre muy alta y la tos seca permanente. Luego le dio una descomposición estomacal y la suma de todo esto hizo que la situación fuera insostenible”, recordó Diego Ballesteros, hijo de María.

Ya en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, ubicado en Madrid, comenzó la odisea para sus hijos que pronto veían mermada la salud de su madre, mientras el sistema hospitalario también empezaba a colapsar.

María, quien sufre de una cardiopatía severa (un padecimiento del corazón); problemas de tiroides y obesidad mórbida, dio positivo en la prueba de coronavirus. Los resultados avivaron los peores temores de la familia, pues desde el brote de la enfermedad, en China, la población en edad avanzada ha sido de las más golpeadas por las cifras de mortandad del coronavirus.

“Fue horrible, además ninguno de los hermanos pudimos vernos porque estábamos en cuarentena. Cuando mamá dio positivo esperamos lo peor, porque ella tiene todo el cuadro de patologías que sufren muchas personas de las que no salen bien. Era mucha angustia sentir que fuéramos a perder a nuestra madre de esta manera”, confesó Diego, quien en ese momento compartió la impotencia de saberla enferma, a través de un mensaje en su cuenta de Twitter.

Los días siguientes serían los más difíciles. Como muchos otros afectados en el mundo, la familia de María tuvo que dejarla en el hospital a la espera de tener alguna noticia de ella, en medio de la incertidumbre que viven hoy todos los familiares de los pacientes del Covid-19. Apartados y siguiendo a la distancia el estado de cada afectado.

“Tuvimos suerte porque mi mamá ingresó en un momento en el que no había el colapso actual, pero a partir de ese momento no tuvimos más información de ella. No pudimos acompañarla tampoco. Como los médicos estaban colapsados, no recibíamos información y lo que hicimos fue llamar amigos para intentar llegar alguien, de manera clandestina, que conociera a otra persona en el hospital para que nos diera información. Fue así como supimos lo que estaba pasaba con ella, pero entiendo que hay otras personas a quienes se les ha sido imposible ver a los suyos. No obstante, nuestro mayor temor era saber que cuando un médico tiene que tomar una decisión en un momento como este, sin duda, decide salvar a las personas más jóvenes”, expresó.

Un “rayo de “esperanza”

Aunque María Antonia reunía todas las condiciones que pueden llevar a un paciente a ser parte de las estadísticas mortales del Covid-19, los médicos le pidieron autorización para aplicarle un tratamiento experimental, en el cual mezclaron medicamentos antiretrovirales que se administran, especialmente, a pacientes con VIH.

Estos -combiandos con fármacos para atender enfermos del ébola- lograron salvar su vida. Aún delicada de salud, hoy la madre de Diego se recupera satisfactoriamente en la casa de uno de sus hijos.

“En los primeros tres días esperamos lo peor y luego vino un rayo de esperanza al enterarnos de que iba mejor. Gracias a Dios tuvo suerte y nuestra madre ha salido adelante. Ya tiene una vida normal y respira sola. Aún cuando se encuentra débil por el efecto de los antiretrovirales, la mejoría es evidente”, expresó este empresario en el área de tecnología, cuyo negocio también se ha visto afectado por la pandemia.

La recuperación de la madre de Diego fue celebrada también por sus seguidores en twitter con al menos 1600 respuestas y más de 4500 RTS que ha tenido desde que brindó su testimonio en twitter.

La historia llena de esperanza y de cifras positivas a un país que, al cierre de esta nota, ya registra más 65.719 personas contagiadas, de las cuales cinco mil y medio han perdido la vida; número que siguen subiendo conforme pasan las horas.

“Ha sido un rayo de luz que ha llegado y por eso compartí en twitter la noticia; aunque hay mucha gente mayor que está sufriendo, ver que también hay personas mayores que se han recuperado, da esperanzas”, agregó.

Diego, quien cumple cuarentena en casa como muchos españoles y ya presenta algunos síntomas de coronavirus, mantiene el anhelo de que la historia de su madre le dé fortalezas a quienes como él y su familia, enfrentan la circunstancia de tener a alguien en condiciones de gravedad por el nuevo Covid-19.

Hay que ser consciente sobre lo que estamos viviendo. En España cuando vimos los que sucedía en China y en Italia, pensamos que eso no nos iba a suceder acá. Las lecciones han sido muy claras, debemos cuidar a nuestros mayores, a los nuestros y tomarse muy en serio lo que está ocurriendo, porque esta pandemia va a cambiar la vida para siempre”.