ONU: 11 millones de niñas corren un alto riesgo de no volver nunca más a la escuela

Entérate

Redacción La Tribuna de Todos


La pandemia del COVID ha dejado a millones de alumnos sin acceso a la educación como derecho universal. ONU pide a los gobiernos tomar todas las medidas posibles para garantizar el aprendizaje 

Al menos un tercio de los estudiantes del mundo se han visto privados de alguna forma del aprendizaje, debido a la pandemia del coronavirus, alertó António Guterres, secretario de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). 

La propagación del coronavirus ha impactado severamente la educación, indicó el funcionario, quien llamó la atención sobre los peligros de que más niños, y en especial niñas, se han afectados, de manera permanente, al punto de no tener acceso.

“El cierre de escuelas afecta actualmente a cerca de 500 millones de estudiantes. El grupo más marginado -al menos 11 millones de niñas- corre un alto riesgo de no volver nunca más a la escuela”.

Las declaraciones de Guterres se dieron durante el encuentro copatrocinado por los gobiernos de Ghana, Noruega y el Reino Unido con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura que se realizó en una sesión extraordinaria de la Reunión Global sobre la Educación 2020 de la UNESCO, en Francia.

Países pobres son los más afectados

En el encuentro los países aprobaron una declaración basada en el Informe de políticas: Educación durante la COVID-19 y más allá suscrito con el propósito de instar a los países a que garanticen la educación a niños, niñas y adolescentes, en especial con meos recursos.

Segú el documento la pandemia de la COVID-19 ha creado la mayor interrupción de los sistemas educativos de la historia, afectando a casi 1.600 millones de estudiantes en más de 190 países y todos los continentes. El cierre de escuelas y otros espacios de aprendizaje ha afectado al 94% de la población estudiantil del mundo, hasta 99% en países de ingresos bajos y medios bajos.

“La aplicación de esta Declaración requiere volver a imaginar la educación; un empuje drástico para formar a millones de docentes, especialmente en África; la ampliación urgente de las alianzas para conectar todas las escuelas, los docentes y los alumnos a Internet; y aprovechar todas las oportunidades para que los sistemas educativos sean más abiertos, flexibles y creativos, tanto en la forma de impartir la enseñanza como en el contenido, dotando a los jóvenes de las aptitudes que necesitan para prosperar en un mundo complejo y en rápida evolución.”


Con información de Noticias ONU

Foto: Thomas Park