Es Noticia

¿Por qué no les llega el agua a los grifos de los venezolanos?

¡Comparte!

Elia Vanessa Moreno

La rutina siempre es igual. Cada martes en la noche hay que correr a llenar los envases para almacenar agua, porque el miércoles ya no habrá y no se sabe si regresa el domingo. La escena se repite en muchos sectores del país. La crisis ha llegado al servicio de agua potable y, para los venezolanos, la fallas en el suministro se suma a los problemas con los que deben batallar a diario.

Tal como lo soñó el fallecido presidente Hugo Chávez, duchas de tres minutos son más que suficientes. “Tres minutos he contado yo y no quedo hediondo, se los garantizó”, profetizó el líder de la revolución acompañado de la risa de los integrantes de su tres ministerial en un gabinete celebrado en el Palacio de Miraflores en octubre de 2009.

En los edificios de la Misión Vivienda, en la ciudad de San Carlos, en el estado Cojedes, residentes llevan más de seis meses con una manguera de riego de 100 metros, que los vecinos atravesaron desde la calle y que surte el tanque de agua cada tres días. 

“Tengo más de cuatro años que no sé lo que es tener agua corriente en el apartamento. Debimos pagar cisterna por espacio de un año, compramos bomba de agua y tanque individual,  y no funcionó”, reconoció una joven habitante de esta urbanización quien prefirió no revelar su identidad por temor a represalias.

Las autoridades atribuyen las fallas en el servicio de agua potable a los bajos niveles de los embalses del país. El pasado 9 de junio, el ministro para Ecosocialismo y Agua, Ramón Velázquez,  explicó que el suministro se ha visto afectado en distintas regiones del país, debido a que 31 de los 62 embalses, presentan niveles inferiores a los apropiados.

En Caracas, la capital del país, cada vez es más frecuente que los habitantes pasen tiempo sin agua. Para recuperar los niveles en el embalse La Mariposa, que surte 20% del oeste de Caracas y afecta zonas de los municipios Libertador y Baruta, en la Gran Caracas.

Pero hay zonas en donde el servicio de agua es intermitente y el racionamiento es casi obligatorio. La avenida Panteón, de la parroquia San José de Caracas, es un ejemplo. “Pone el servicio una vez al día o, simplemente, no la ponen, porque no entra agua al tanque del edificio. Tenemos aproximadamente 1 mes con racionamiento todos los  días”, explicó Daniela Borges, vecina del sector.

Norberto Bausson, sostuvo que 20 años han construido un solo embalse en Venezuela.

El exvicepresidente del Instituto Municipal de Aguas y Acueducto del municipio Sucre, Norberto Bausson, dijo que en los últimos 20 años se debían construir alrededor de 40 embalses, sin embargo, solo se ha construido uno. “En los últimos 20 años se han dejado de hacer muchas cosas. En Caracas se tenía que construir un nuevo embalse”.

Reclamos sin respuestas

Las protestas en rechazo a las fallas en el servicio también son constantes. Según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, en el primer trimestre de este año se han registraron más de 200 protestas debido a problemas con el agua potable.

Angie Mayet vive en el kilómetro 12 de El Junquito, un sector donde las protestas también han aumentando. Hace tres meses que el servicio tampoco llega con regularidad.

Cuando vas a buscar agua al tanque, te dicen que por órdenes del ingeniero de Hidrocapital, no te van a dar porque los niveles no están aptos y, cuando exigimos respuestas, nos dicen que van a mandar a la GNB (Guardia Nacional Bolivariana) para impedir que nos den el agua”, apuntó.

En ninguno de estos casos, las autoridades han respondido a las solicitudes de los ciudadanos. “Estamos abandonados, nadie nos da soluciones. Un bidón puede durar menos de un día. Tenemos que llevar varios envases para llenar y ellos resuelven llevando cisternas”, añadió la afectada.

Días atrás, un grupo de ciudadanos se concentró frente a la sede de Hidrocapital en la avenida Casanova de Caracas para protestar por la escasez del servicio  y exigir a la compañía estatal mejoras en el servicio. Tampoco hubo respuestas.

Cisternas, mucha demanda y pocas unidades

La capital del país, consume el equivalente a 170.000 camiones cisternas.

Los camiones cisternas se han convertido en la solución para la mayoría de los habitantes de Caracas; las unidades no son suficientes para cubrir la actual demanda del servicio. Además, los conductores también son víctimas de las crisis económica.

“El agua es gratis, lo que se cobra es el uso de la unidad. Una batería está entre 150 millones de bolívares y eso afecta el costo del servicio”, explicó Roberto Castro, dueño de un camión cisterna.

Este tipo de vehículo destinado al transporte de líquidos puede realizar hasta cuatro viajes por día y el precio depende del sitio a donde acudan. “Dependiendo del sector en donde se pide el servicio, puede costar entre 15 y 30 millones de bolívares”, aseguró el cisternero.

Estos camiones solo atienden a 1% de la población, según explica el ingenierio Bausson. Detalló sobre este tema que solo la capital del país, consume el equivalente a 170.000 camiones cisternas.

Fotos: Página web de Hidrocapital, Punto de Corte, @RCTVenlinea, @elbaruteno, @FuerzaUnionVE.

Video: elbrollo2009.