Actualidad Es Noticia

Realidad hiperinflacionaria: Vacacionar en Venezuela se convirtió en un lujo

¡Comparte!

 

María Fernanda Zambrano

Irse de viaje a la playa, la montaña, visitar familiares, estadías en hoteles y posadas para muchos solo quedó en el recuerdo. En esta temperada vacacional, que está a pocos días de terminar, los venezolanos se toparon con la dura realidad de una economía hiperinflacionaria que obligó a más de una familia a quedarse en casa.

Durante el período entre julio- septiembre muchos padres toman sus días de descanso laborales para compartir con sus hijos, pero este año muchos padres sacrificaron la recreación para garantizarles a sus hijos la alimentación, los útiles y uniformes.

Y es que para visitar las playas del Litoral Central para muchos se ha convertido en un lujo por varios motivos: El transporte público está escaso, el costo del pasaje por persona es de B.sS 300 (30 millones de los fuertes), si posee vehículo propio debe llevarlo en buenas condiciones para evitar quedar accidentado, la comida, bedidas y el pago del toldo.

Se llevan todo 

Los que sí decidieron recrearse se llevaron lo necesario para el disfrute de un día de playa como es el caso de Karen Gil, quien bajó a La Guaira y en un bolso se llevo: comida y agua para ahorrar dinero.

“Un toldo te cuesta 80 soberanos y una silla 20 soberanos ¿Con está situación quién puede pagar eso?” se preguntó la mujer.

La reconocida playa privada, Marina Grande ubicada en La Guaira cerca de Maiquetía, cobra las entradas en B.s S 150 para adultos, niños hasta 14 años de Bs. S 35 y tercera edad Bs.S 75. Esta entrada abarca la estadía en la playa, el estacionamiento toldo y sillas.

Actividades al aire libre son una opción

Otros ciudadanos se inclinan por las actividades deportivas al aire libre, individual, en familia o en grupo sin gastar mucho y en la ciudad.

El Ávila, siempre noble e imponente alberga a muchos caraqueños quienes desean alejarse de la ruidosa ciudad y distraerse sin afectar el bolsillo. Como es el caso de Oriana Senteno, que prefirió ponerse su ropa deportiva y subir la montaña, actividad que no le genera costos y le trae beneficios a su salud.

“En años anteriores se tenía el poder adquisitivo para costear las visitas a destinos emblemáticos dentro de Venezuela, pero la situación país nos ha llevado a replantearse otras opciones”, sostuvo la mujer.

Mientras que Luis Caballero recomendó visitar los parques como Los Caobos, Miranda, Los Próceres para reducir aún más los costos para andar en bicicleta, patines o simplemente  caminar o trotar.

Planificación 

Tratar de pasar un momento distinto en familia, fuera de la ciudad y el estrés cotidiano llevó a la familia Lares a planificar por aproximadamente 8 meses un paseo de 5 días a Mérida.

Esta familia contó con carro propio para poder viajar, sin embargo, invirtieron aproximadamente  2 mil soberanos (200 millones fuertes) en la evaluación del vehículo para que estuviera en excelentes condiciones para emprender el viaje.

La posada donde se quedaron por cinco días tenía un costo diario de  Bs.S 400 (40 millones de bolívares fuertes), ese monto solo contemplaba disfrutar de la habitación pues el consumo en el restaurante era aparte.

Para este paseo se llevaron alimentos y bebidas “y menos mal fue así, porque además de lo costoso, todos los establecimientos en su mayoría estaban cerrados, ni para comprar un recuerdito y donde había era extremadamente costoso”, relató Marisol Lares.

La entrada a uno de los parques ubicados en Mérida llamado La Venezuela de Antier tiene un costo de Bs. S 375 para los adultos y de Bs.S 300 para los niños.

Foto: Turismo Venezuela