Actualidad Historias de Vida

Venezolanos en el exterior: “Amo a mi país pero en este momento no regresaría ni loca”

¡Comparte!

 

Laline Luna

Dejaron sus trabajos, sus casas, sus seres queridos, y ahora tienen que desempeñar oficios que nunca realizarían en Venezuela, incluso, algunos tienen hasta dos empleos pero aún así dicen que “regresar no es una opción”, porque están mejor ahora que cuando estaban en el país ejerciendo su profesión.

En la última semana el Gobierno ha emprendido una campaña con el “Plan Vuelta a la Patria”, que según el Presidente Nicolás Maduro, busca repatriar a los venezolanos que huyeron de la crisis generalizada, y ahora quieren regresar porque la están pasando “muy mal”. La medida ha desencadenado
reacciones de toda índole, de hecho, hay quienes la catalogan de show político.

Ante este escenario La Tribuna de Todos contacto a venezolanos que emigraron a distintos países de la región para consultarles si están dispuestos a regresar al país, tal y como lo viene anunciando el Ejecutivo.

Amo a mi país pero en este momento no regresaría ni loca. Pasé mucha hambre con mi esposo y eso que trabajábamos los dos. Prácticamente enfermarse es una sentencia a muerte”, sostuvo Verónica Molina, quien reside en Santiago de Chile desde el año pasado.

La mujer, que en Venezuela era profesora universitaria, comenta que “no es un secreto para nadie que el inmigrante sufre mucho, el que no le gusta trabajar no puede emigrar”.

Otro que no tiene planes de repatriarse es Edgar Luzardo, periodista regresado de la Universidad Central de Venezuela (UCV). Llegó a Rancagua, Chile en febrero y allí trabajó cosechando duraznos y manzanas. Al no conseguir el permiso laboral, decidió irse a Costa Rica. En el país centroamericano ha
trabajado de mesonero, parquero y en un supermercado. Pero aún así dice que por lo pronto no regresará al país.

“En cualquier parte del mundo se puede vivir, pero para eso hay que trabajar. Prefiero trabajar 10 horas al día que estar pasando hambre. El que viene al exterior creyendo que la cosa será fácil mejor que se quede allá esperando las migajas del régimen”, sostuvo el hombre de 32 años de edad.

Luzardo no critica a los que están regresando a Venezuela en los vuelos financiados por el Gobierno, pero duda que la situación económica se resuelva con las medidas implementadas desde el mes de agosto.

“Yo apuesto a que las cosas mejoren porque allá tengo a mi familia, pero los reportes que tengo en estos momentos no son alentadores”, agregó.

“Eso es puro show”

Carlos Magallanes en Maracay estado Aragua era instructor de kárate, actualmente está residenciado en Lima, Perú, dice tener contacto con muchos venezolanos y que ninguno “tiene intenciones de regresar en este momento.”.

El joven admite que “salir de casa es duro. Los primeros meses son los peores porque extrañas a tu gente, pero poco a poco te vas adaptando. Los venezolanos que frecuento, de hecho, tenemos un grupo por WhatsApp donde somos como 67 miembros, y ninguno quiere volver”.

Eso es puro show o no les gusta trabajar duro” dijo al referirse a los 89 nueve venezolanos que regresaron la semana pasada en un vuelo de Conviasa. “En los nueve meses que tengo aquí no me he acostado sin comer. A diferencia de Venezuela que últimamente sólo comía una vez al día”, remató.

Oscar Pérez, presidente de la ONG Unión Venezolana en Perú, aseguró que Maduro lo que busca es descalificar a la diáspora venezolana residente en este país.

“Maduro les entregará el Carnet de la Patria, les otorgará trabajos en la administración pública y anunciará la puesta en marcha de algunos planes sociales. Es un plan bien articulado del alto Gobierno”.

Las cifras no cuadran

La migración venezolana empieza a ser llamado el mayor éxodo en Latinoamérica en las últimas cinco décadas. Sin embargo, el jefe de Estado calificó de “fake news” el desplazamiento ciudadanos a otras latitudes. Incluso aseguró que del país no han salido más de 600 mil venezolanos. Cifra que
contrasta con las que manejan los distintos países que están albergando la diáspora.

Desde Migración Perú tienen registro que en solo ocho meses han pasado de 100 mil a más de 400 mil migrantes venezolanos. Mientras que en Colombia hay cerca de un millón de ciudadanos venezolanos. En Chile se registra un ingreso de 230.000. Sólo por mencionar tres países de la región.

Esteban Mujica está viviendo en Bogotá, Colombia. Tiene seis meses en ese país. Y su propósito es llevarse a su esposa y dos hijos. “Ni porque me ofrezcan casa me regreso. Que hago con una casa si lo que trabaje no me alcanza para comer ni dos días. Ni para comprar lo que necesitan mis hijas. Ya ni con crema dental nos podíamos cepillar”.

Colas para apostillar

Frente a la actual crisis económica que padece el país, el deseo de emigrar se profundiza. Basta con pasar por las adyacencias de la Cancillería en el centro de Caracas, para observar las filas kilométricas de personas que buscan apostillar sus documentos. Es preciso recordar que para gestionar el tramite de esa manera es requisito indispensable tener un boleto para viajar antes de 15 días hábiles.

Solidaridad
El martes 4 de septiembre once países de América Latina acordaron acoger los documentos de viaje vencidos como documentos de identidad de los venezolanos para fines migratorios como una medida para hacer frente al éxodo de venezolanos hacia otras naciones de la región.

Ese fue uno de los 18 puntos que suscribieron Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay en la “Declaración de Quito sobre Movilidad Humana de ciudadanos venezolanos en la Región”.

FOTO: @EspacioOEI, Mundo en Positivo,