VIH/SIDA, un estigma que se resiste al tiempo

Entérate
¡Comparte!

Por: Zurya Escamilla Díaz


Hacia la década de los 80, México tuvo conocimiento de los primeros casos de Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) y el Síndrome de Inmunodeficiencia adquirida (Sida); infección que aqueja a cerca del uno por ciento de la población en México.

Los prejuicios, la falta de comunicación y la desinformación han llevado a mantener las cifras de las diferentes instituciones de salud e instancias encargadas del registro de personas infectadas en México.

Son poco menos de 40 años desde que el Estado Mexicano empezara a tomar medidas para prevenir la transmisión. No obstante, los estigmas impiden que las políticas públicas tengan total efectividad en su combate.

Estadísticas del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH-Sida (Censida) indican que las personas seropositivas se han triplicado entre hombres y mujeres con edades que van de los 20 a los 39 años.

Recientemente, algunos medios de comunicación han hecho énfasis en que la llamada generación Millenial -cuyas edades van de los 16 a los 36 años- tienen un menor compromiso al sostener relaciones sexuales protegidas.

De hecho, el Censida da cuenta de que 98.9% de las personas que contraen el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) lo contraen por contacto sexual, cifra superior al 97.5% que resultó en 2018.

Esto es que, a nivel nacional, se registraron mil 97 casos de contagio por esta vía, a lo que se suman 10 casos de usuarios de drogas intravenosas (UDI), y dos más por vía perinatal; es decir, bebés que lo contraen de sus madres portadoras, durante el embarazo, parto o lactancia.

Hasta el mes de marzo de 2019, Tlaxcala registraba mil 875 casos de personas con Síndrome de Inmunodeficiencia Humana (SIDA), nueve de ellos se registraron en 2019, 59 en 2018, 87 en 2017 y 124 en 2016; de acuerdo con el Censida.

El Instituto Mexicano del seguro Social (IMSS) refiere que la incidencia de esta enfermedad -a nivel nacional- se ha logrado mantener gracias al bombardeo constante de información. No obstante, aún es un tema tabú entre las familias y en la sociedad.

El estigma y la desinformación juegan un papel crucial en este tema, pues si las personas infectadas deciden no comentarlo con su familia y con el personal médico que les atiende; no sólo ponen en riesgo su vida, sino que impiden prevenir el contagio.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos, en su informe “La CNDH, el VIH y el Sida en números”, dio a conocer que, hasta 2017, se reportaron cuatro quejas por violaciones a derechos humanos de personas portadoras de VIH/Sida en la entidad y mil 388 casos a nivel nacional.

La principal causa, el que no les sean surtidos los medicamentos de manera oportuna; dado que “México ofrece medicamentos a toda persona que lo necesite, sean nacionales o extranjeros, incluso en tránsito” (CNDH.2018:12)

Por su parte, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) destaca que los prejuicios en torno a estos pacientes continúan. En muchos casos, provenientes desde los mismos proveedores de salud, dado que un cuarto de ellos afirma que la homosexualidad es la causa del VIH y dos de cada tres consideraron que la prueba debería ser obligatoria para hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres.

Muestra de ello, es la Encuesta Nacional sobre Discriminación (Enadis) 2017; en la que se muestra que el 36% de las personas mayores de 18 años en México no rentarían un cuarto a una persona infectada por VIH/Sida; mientras que el 35 por ciento considera que convivir ellos siempre es un riesgo.

En IMSS Tlaxcala atienden 320 casos identificados, cerca del 90 por ciento de ellos se han detectado a través de la Prueba Elisa que esta institución aplica gratuitamente -incluso en centros de trabajo- y el restante ha evolucionado a Sida.

En este sentido, Arquímedes Díaz Parra, médico auxiliar de salud pública en la Delegación Tlaxcala del IMSS, explica que la infección asintomática por VIH no presenta malestares específicos, o bien puede presentarse con cuadros específicos de fiebre, tos o diarrea. Ellas y ellos, reciben una atención integral y tienen una mayor posibilidad de mantener una adecuada calidad de vida, siempre que sigan el tratamiento adecuado.

 “Si continúan con sus cuidados y citas médicas, pueden tener una adecuada respuesta inmunológica. Se observa que, si persiste a largo plazo, tienden a una enfermedad crónica y el riesgo de una infección agregada u oportunista es baja”, indica.

En tanto que los pacientes portadores de Sida, tienen cuadros bien definidos de neumonía, infecciones respiratorias constantes, diarrea que puede durar días o semanas, pérdida de más del 10 por ciento de su peso, infecciones linfoematógenas, sarcoma de Kaposi, linfomas y otras enfermedades que detonan su asistencia al médico.

El Doctor Arquímedes Díaz señala que pocos son los casos que llegan a atenderse en estados avanzados, pero entre el 20 y 30% de ellos muere resultado de alguna infección oportunista. Muy pocos llegan a revertir un estado grave y tener una adecuada calidad de vida.

Tras la prueba de VIH o prueba Elisa, se realizan estudios confirmatorios. Todo ello, de manera confidencial y con total autonomía por parte del paciente. A continuación, son cabalizados a la clínica especializada en el Hospital General número 1 “La Loma Xicohténcatl”.

Una vez ahí, se les realiza una entrevista para identificar factores de riesgo y tras una prueba de carga viral, se inicia con un tratamiento antirretroviral que se encuentra normado por al sector salud a nivel federal.

En el caso de las mujeres embarazadas, se mantienen bajo vigilancia; se les recomienda un parto por cesárea y evitar la lactancia, a fin de minimizar la posibilidad de transmitir el VIH a su bebé.

Ya sean portadores de VIH o pacientes con Sida, las personas en esta condición deben “ser conscientes de que es transmisible a través de los tres mecanismos que ya mencionamos y que el más común es el de transmisión sexual. Por lo tanto, debe tener cuidados propios, para no reinfectarse o no agregarse una infección. Para no contagiar a alguien más, se le recomienda el uso de preservativo de manera rutinaria para sus relaciones sexuales”, explica el Doctor Díaz Parra.

Además, deben informar al servicio de salud que les atiende para que tengan los cuidados necesarios; así como mantener un estilo de vida saludable con una alimentación adecuada, actividad física regular y dar seguimiento a sus citas médicas y tratamientos. Es importante también, un adecuado manejo del estrés porque pueda provocar una descompensación.

IMSS Tlaxcala emprende campañas de prevención en escuelas que ya comienzan desde el quinto año de primaria -anteriormente se ubicaban sobre todo en el nivel medio, medio superior y superior-, con el objetivo no sólo de concientizar sobre esta enfermedad, sino de otras infecciones de transmisión sexual.

También acuden a centros de trabajo, debido a que una parte importante de los trabajadores son personas jóvenes con una vida sexual activa y actividades que podrían contribuir al contagio: consumo de drogas, alcohol, parejas sexuales múltiples sin protección, entre otros.

El médico adscrito a la Delegación Tlaxcala del Seguro Social resalta que es necesario que los pacientes conozcan sus derechos humanos para garantizar un trato igual y evitar que su enfermedad sea impedimento para obtener un trabajo o un espacio en alguna institución educativa.

Al respecto, es de destacar que las resoluciones 3/2012 y 7/15 establecen que no debe ser un ser un requisito de los empleadores el solicitar a la prueba de VIH para acceder a un puesto laboral; en tanto que la resolución 1/05 también establece que no es causa de despido justificado. Sin embargo, la práctica permanece y es difícil detectarla porque las empresas argumentan falta de aptitud para el trabajo y quien lo busca se intimida al saberse portador.

El Conapred cuenta 301 casos por presuntos actos de discriminación entre 2012 y 2018, 65 por ciento de ellos son quejas contra particulares y el restante contra instituciones públicas.

¿El principal motivo de la queja? Discriminación en el trabajo (41 por ciento), en el sector salud (31 por ciento). Además, el 64 por ciento fueron iniciadas por violación al derecho a un trato digno.

En su experiencia al atender a pacientes con VIH/Sida, Arquímedes Díaz Parra sabe que, aunque no lo hagan saber a sus compañeros de trabajo o empleadores, y aun cuando no presentan síntomas, deciden aislarse porque se sienten señalados.

Esto repercute en su calidad de vida y en su posibilidad de reestablecerse; ya que no siguen el tratamiento y llegan a una etapa avanzada de la enfermedad. Además, el estigma contribuye a que muchos desconozcan que son portadores de VIH.

“Es una enfermedad que requiere mucha educación que debe ser inicial, desde casa. Debe haber confianza de los padres a los hijos y viceversa para que puedan prevenir. A pesar de que lleva más de 30 años de conocerse, hay mucho tabú al respecto y mucho estigma alrededor de los pacientes infectados”, concluye el Doctor Arquímedes Díaz Parra.

A pesar de los esfuerzos, queda claro que aún son muchos los desafíos de las instituciones públicas de salud para erradicar los prejuicios y lograr que la desinformación deje de ser un factor de riesgo para esta enfermedad que, según los datos, parece cobrar fuerza nuevamente entre los jóvenes de México.


Foto: Pixabay.com