Actualidad

WhatsApp y Facebook son las principales fuentes de información de los refugiados venezolanos

¡Comparte!

 

Redacción La Tribuna de Todos
  • 70% de las personas encuestadas tienen acceso a un teléfono móvil. 

  • Organizaciones internacionales advierten que muchos de los refugiados venezolanos son vulnerables por la falta de documentación.

Las redes sociales y las aplicaciones de mensajería son los principales canales de comunicación y fuentes de información para las más 3,7 millones de personas refugiadas y migrantes de Venezuela, en particular WhatsApp y Facebook. Es allí, con ayuda de sus teléfonos móviles, donde encuentran lo que consideran redes de protección virtual para atender sus necesidades más urgentes y de protección mientras emigran.

Esto es para comunicarse con familiares y amigos; acceder y buscar información en el Internet (es decir, trabajo, estudios y transferencias de dinero); acceder a redes sociales como WhatsApp, Facebook y Twitter y tomar fotos; también para mirar y publicar videos en YouTube; tomar o enviar videos, jugar juegos, y escuchar música.  No obstante, para las personas refugiadas y migrantes en tránsito, el acceso a Internet es más limitado, por lo que casi 70% que no tienen acceso a él.

La revelación la hace la encuesta de Evaluación regional sobre necesidades Información y Comunicación que fue realizada por más de 30 organizaciones en América Latina y el Caribe, en el marco de la Plataforma Regional de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V), hecha para comprender las necesidades de información y comunicación en esta población.

La situación involucra a los 4.5 millones de personas refugiadas y migrantes de Venezuela que ya se estiman, a partir de octubre de 2019. De ella, 3.7 millones se encuentran en la región.

El celular como aliado

Para la población refugiada y migrante el teléfono móvil es el gran aliado para comunicarse con familiares y amigos y acceder a información en el Internet, de acuerdo con 70% de las personas encuestadas. De ese total, la mayoría posee un dispositivo (teléfono personal, 88.4%). El resto comparte un dispositivo con familiares o amigos.

“Hay mucha información en las redes sociales, pero es incorrecta o inexacta. Nos gustaría recibir información a través de las redes, pero de fuentes confiables; información fidedigna y precisa”, dijo una mujer que participó en la encuesta en Perú.

En el caso de las personas que no poseen un teléfono móvil, esto se debe a la falta de recursos para comprar uno (69%). También por les robaron y perdieron sus teléfonos (12% y 9%), o se vieron obligadas a venderlos y utilizar el dinero para cubrir servicios básicos y necesidades familiares (10%).

Refugiados carecen de información

El estudio concluye que la mitad de las personas refugiadas y migrantes de Venezuela no tienen suficiente información sobre sus derechos y sobre dónde encontrar la asistencia disponible.

Al respecto, 42% de las personas entrevistadas en la región dijeron que carecen de información sobre sus derechos o dónde encontrar asistencia (o no están seguros de si se sienten informados), lo que demuestra que la brecha de información que se debe llenar aún es considerable.

El documento recuerda que la compleja situación actual en Venezuela ha provocado el mayor movimiento de personas en la historia reciente de América Latina y el Caribe.

“Las necesidades de información siguen siendo considerables y giran en torno al acceso a los derechos y procedimientos legales, dónde encontrar asistencia, acceso a empleos y oportunidades de medios de vida, salud y educación, entre muchos otros. La mayoría de las personas encuestadas se sienten desinformadas, a pesar de los numerosos esfuerzos e iniciativas implementadas por los actores humanitarios y los gobiernos para mejorar el acceso y la calidad de la información”, reza el informe.

 

Infografía del Informe Evaluación regional sobre necesidades de Información y Comunicación

 

Mayores necesidades en refugiados

Además de los riesgos a los que están expuestos, los refugiados venezolanos se encuentran en mayor estado de vulnerabilidad, pues muchas de personas permanecen indocumentadas debido a diversos factores, incluidos procedimientos y restricciones administrativas, largos períodos de espera y altas tarifas de solicitud, entre otros.

Esto hace que se encuentran expuestos a todas las formas de explotación y abuso, violencia y discriminación, trata y tráfico, y a recurrir a mecanismos negativos de supervivencia.

Entre los tipos de necesidades humanitarias de emergencia que han identificado organismos y organizaciones internacionales se incluyen:

  • . Acceso a servicios básicos (albergue, agua y saneamiento, alimentos, salud, apoyo psicosocial, artículos no alimentarios, educación).
  • .Necesidades de protección, incluido el estado regular predecible, el asilo y la documentación, la información sobre el acceso y la disponibilidad de servicios y derechos.
  • . Necesidades de integración socioeconómica, incluido el acceso al mercado laboral y medios de vida viables, integración social y cultural y el reconocimiento de títulos académicos, títulos y habilidades en los países de acogida.

Algunas soluciones

Con este estudio, organizaciones humanitarias han unido esfuerzos para comprender las necesidades, y al mismo tiempo apoyar los procesos de adaptación de los refugiados.

“Implementar mecanismos de comunicación sólidos e inclusivos, incluyendo el establecimiento de sistemas de retroalimentación y rendición de cuentas, es determinante para que información puntual y potencialmente vital se pueda compartir en los canales de comunicación preferidos, ayudando a las personas a tomar decisiones en cualquier etapa de su viaje. La confianza, la disponibilidad y la inclusión son criterios que se deben considerar para definir el enfoque correcto para establecer dichos mecanismos de comunicación”, afirma el estudio.

Tanto ACNUR como la Agencia de la ONU para los Refugiados, el IFRC, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y UNICEF consideran que se necesita un mayor involucramiento y participación de las comunidades de personas refugiadas, migrantes y de acogida en todas las intervenciones que afectan sus vidas para garantizar que la asistencia responda a necesidades y prioridades reales.

Foto: Plataforma de Coordinación para Refugiados y Migrantes de Venezuela